A pesar de los operativos policiales y de la situación epidemiológica que vive la provincia, el 25 por la madrugada se llevó adelante una fiesta en la que participaron unas 1.400 personas en Fontana.

Según fuentes policiales, cerca de las 5.30 de la madrugada del viernes, agentes del Municipio de Fontana fueron alertados por una fiesta clandestina que se llevaba a cabo en la calle Italia y avenida Lavalle de esa localidad.

Al llegar se encontraron con gran cantidad de personas con conservadores y vehículos. Se trataba de un lugar a orillas del Río Negro con un playón en el que estaban estacionados unos 500 vehículos aproximadamente.

Además, encontraron dos playones más de cemento, con una estructura con varios parlantes grandes y diez gacebos donde se estima que había unas 1.400 personas, sin respetar el distanciamiento social y preventivo decretado por el Gobierno provincial ante la pandemia por COVID-19.

Al llegar al lugar, efectivos policiales, con el apoyo de Infantería, suspendieron la fiesta clandestina y uno de los organizadores, un hombre de 40 años oriundo de Resistencia, fue notificado por infracción al Art. 205° y 239° C.P.A., con intervención de la Fiscalía de Inv. Penal N° 03.

En el estacionamiento había más de 500 autos.

Otros operativos

También se registraron fiestas clandestinas en otras localidades: en Barraqueras con una concurrencia de 100 ciudadanos; y en el barrio Las Palmeras con 150 partícipes.

En Sáenz Peña la Policía intervino en tres fiestas sin autorización y con exceso de concurrentes: una en Punta Norte y Aeropuerto con 2.500 personas en el lugar; la segunda en Avía Terai con una concurrencia de 230 ciudadanos; y por último, en el barrio Reserva con 30 partícipes.

Todos los eventos clandestinos fueron suspendidos y desalojados sin inconvenientes.