Los familiares de los privados de su libertad se encontraban dentro del edificio, pidiendo a los gritos verlos.


Fue en este lunes donde se vivieron momentos complicados en la cárcel federal 7 de la capital chaqueña, imitando los presos lo acontecido en Coronda y Las Flores, en Santa Fe, ya que por el aislamiento obligatorio decretado a causa del coronavirus, se impide el ingreso de familiares para cumplir con la visita.

Los retenidos fueron contenidos por personal de la cárcel usando escopetas y gases lacrimógenos, mientras el personal venía de a poco a la cárcel ubicada en las avenidas Las Heras y Edison, ya que los agentes, suboficiales y oficiales que estaban designados para ese horario fueron llamados de urgencia para aumentar la seguridad en el interior y alrededor de la cárcel desde la calle. Mientras la Policía preparó un cerrojo en las inmediaciones ante el posible escape de los reos que salieron de sus pabellones para manifestarse en contra de la resolución nacional que impide la entrada de familiares.

En una de las entradas, los familiares de los privados de la libertad, gritaban y pedían poder tener contacto con los detenidos, mientras también se observó la descompensación de una mujer en medio del llanto. También los familiares compartían audios donde indicaban que se producía al cierre de esta edición la quema de colchones, donde se esperaba el ingreso del grupo de choque para intentar restablecer el orden en la cárcel de Resistencia.



Comentarios