La cantidad de casos identificados en la provincia fuerza a los organismos públicos a tomar medidas preventivas.


Jorge Capitanich, gobernador del Chaco, explicó la evolución de la propagación de la enfermedad en la provincia y estableció un estado de alerta máximo en el sistema sanitario para la detección de casos. Por esto mismo, enviará mil empleados capacitados para ejecutar las medidas preventivas correspondientes, y estableció un flujo de partes diarios de información pública para ir conociendo en los avances en las actividades realizadas y si aparecen nuevos casos confirmados.

Se registraron 372 casos notificados, 79 positivos y 29 confirmados, según los datos suministrados por Capitanich. El Ministerio de Salud se ejecutó 100 bloqueos, más de mil descacharrados y se realizaron formaciones de empleados municipales.

El mandatario explicó que “De acuerdo a la evolución de series estadísticas, ya tuvimos dos picos nosotros, un en 2009 y otro en 2016, más de 13000 casos y más de 6000 de segunda oportunidad vemos que eso se intensifica a partir de la semana número ocho que es ahora, entonces observamos claramente que hay que extremar los recaudos y las medidas de carácter preventivo. ¿Cómo se hace? Pues a través de control de vectores. Cundo se notifica un caso positivo se tiene que hacer un bloque focal para lo cual disponemos de un equipo de control de vectores equivalentes a 1000 personas, obviamente calificadas, pero a su vez también para la identificación de criaderos y larvas con el objeto de establecer el uso de larvicidas a efectos de erradicar el vector.”



Comentarios