La iniciativa busca reactivar tradiciones y mejorar la calidad de la dieta infantil en toda la región NEA.


Un proyecto de extensión de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales y Agrimensura de la UNNE promueve el consumo de frutas locales en la dieta de niños, en busca de reactivar tradiciones pero también de incorporar estos alimentos sabrosos, nutritivos y sin costo al consumo cotidiano. El consumo de frutas locales es una práctica tradicional que tiene numerosos beneficios, como el aporte de alimentos nutritivos y de costo cero, que diversifica la dieta familiar, y el descubrimiento de nuevos sabores locales que generan nuevas recetas familiares.

Pero también favorece la instancia de juego y exploración que implica el salir a recolectar, así como la valoración por la flora local, ya que a medida que más se conoce sobre plantas comestibles se puede tomar mejores decisiones sobre cuánto, cómo, cuándo y dónde recolectar asegurando su reproducción. Así, la práctica de consumo de frutos locales tiene importancia patrimonial al estar relacionada con el uso del recurso natural en la región y los conocimientos asociados.

En la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales y Agrimensura (FaCENA), desde la asignatura “Antropología Física y Cultural”, vienen trabajando en la temática, en especial en zonas rurales. En ese contexto, el grupo de trabajo conformado por los alumnos adscriptos y pasantes Joana Mereles, Florencia Elías y Fernando Borrego, entre otros, bajo la dirección de la profesora Analia Pirondo, han identificado que en zonas rurales de la provincia de Corrientes, en donde aún existen espacios verdes de libre circulación, el hábito de recolectar frutas regionales para su consumo permanece latente entre los niños.

Pero, según señalan, ello ocurre con una fuerte tendencia a perderse como consecuencia de la restricción a la circulación de dichos espacios y la introducción de alimentos envasados a la dieta o de otras frutas comerciales. Por este motivo y apoyados por estudios que han demostrado que las intervenciones educativas relacionadas con la alimentación y nutrición originan cambios favorables en la alimentación de los niños y sus familiares directos, desde la Cátedra Antropología Física y Cultural de FaCENA-UNNE se puso en marcha un proyecto de extensión para promover el consumo de frutas locales en la dieta de niños de una escuela rural.

“Pese a la tendencia de pérdida de la práctica de consumo de frutas locales, los niños que habitan zonas rurales de edad escolar mantienen la preferencia por los frutos de sabor dulce con alto contenido hídrico por ser su golosina diaria, y lo que es más importante muchos de ellos continúan con la práctica de recolectar las frutas comestibles regionales que están a su alcance” explicó la profesora Pirondo. El proyecto se denomina “Conectando saberes, reactivando tradiciones: consumo de frutas locales como fuente de alimentos sabrosos y nutritivos en la dieta del paraje Primer Ingenio Correntino” y fue aprobado en la convocatoria del programa “La Universidad en el Medio”.

“La propuesta busca ser una herramienta capaz de mejorar la calidad de los hábitos alimentarios, promoviendo la adopción voluntaria de conductas relacionadas con la recolección de frutas locales que favorezcan la nutrición, la salud y el bienestar de la comunidad, mientras que se conserva y preserva el patrimonio natural y cultural de la región” sostuvo la docente-investigadora a cargo de la iniciativa.

Fuente: Departamento de Comunicación Institucional del Rectorado de la Universidad Nacional del Nordeste




Comentarios