Desde el pasado 13 de enero rige el decreto municipal N° 51.214, a partir del cual se rehabilitan los velorios en Rafaela. Esto es solamente para despedir a quienes fallecieron por causas que no estén vinculadas al coronavirus y tiene un límite de hasta 10 personas. Ya tengan el positivo o bien estén al aguardo de la confirmación por laboratorio de la enfermedad.

El texto de la norma indica que quienes incumplan el decreto, se verán expuestos a las multas previstas por la emergencia sanitaria

“Las medidas dispuestas en el presente revisten carácter provisional y su subsistencia se encontrará condicionada a la evolución de la situación epidemiológica y sanitaria local”, aclara el texto.

En cuanto al protocolo, se sugiere que las personas mayores o que estén en los denominados “grupos de riesgo” no asistan. En cuanto al horario, será de 7 a 17 y tendrán una duración máxima de 3 horas. Al ingresar, deberán registrar sus datos personales. Deberán agruparse en dos grupos de hasta 10 personas, que no podrán rotar. Es decir: quien integre uno, no puede participar en el segundo.

El Concejo Municipal había aprobado en las últimas sesiones un pedido en tal sentido. La propuesta, presentada por los concejales radicales Miguel Destéfanis y Leonardo Viotti.