Gabriel “Tortuga” Deck hoy esta en todos los medios nacionales e internacionales. Es que con apenas unos 14 minutos le alcanzó para anotar 2 puntos y para entrar en el Top 10 de los mejores jugadores de la fecha de la NBA. ¡En su primer partido con el Oklahoma City Thunder! Esto no hace otra cosa más que ratificar lo que muchos sabían de antemano: que el santiagueño está destinado a muchas cosas buenas que, afortunadamente, se están convirtiendo en realidad. Pero, mucho antes de este presente, hubo otro Deck. Un chango que tiene un vínculo con la ciudad.

Esa historia fue reflejada en una nota con CAB y también destacada por el periodista Diego Oviedo, en el Diario Castellanos.

Nora Luna y Carlos Deck se casaron en 1991. Un año complicado: Argentina salía de la hiperinflación y comenzaba la Convertibilidad. Ambos oriundos de Colonia Dora, se mudaron a Rafaela. Aquí nació Joaquín, el hermano mayor. A año siguiente, regresarían a Santiago del Estero.

En Colonia Dora (de 2.500 habitantes por aquel entonces, hoy con tamaño de ciudad con 10.000) se erigió una casa adjudicada por el gobierno, la casa de los Deck. Papá iba a los campos de alfalfa, Nora limpiaba casas. Joaquín, el hermano mayor, recibió en sus brazos a Gabriel, un 8 de febrero de 1995.

Los primeros pasos de Gabriel lo hizo jugando para Central Argentino de Ceres de la Asociación Rafaelina de Básquet. Después: Quimsa, San Lorenzo, Real Madrid (de donde se fue por ser el segundo peor sueldo de la plantilla) y ahora la NBA.

No es el único vínculo de Gabriel con nuestra ciudad: en la foto que acompaña la nota se lo puede ver con la camiseta de Atlético de Rafaela, en un picado en Colonia Dora.

Pero no todas fueron sonrisas: en febrero de 2018, asesinaron al hijo de una prima, Facundo González Deck, de 16 años, en el barrio 2 de abril, en Esteban Echeverría al 1500.

Pero hoy, solo es alegría. Y recuerdos de este vínculo que une al jugador argentino número 14 en llegar a la NBA.