Alejandro Exequiel Romero fue condenado este miércoles a 25 años de prisión efectiva por ser considerado el autor del homicidio de Abril Luisina Vargas, de 9 años. El fallo fue adoptado en la mañana de este miércoles, por el tribunal integrado por los jueces Cristina Fortunato (presidente) y Hugo Tallarico y por el conjuez Nicolás Rogiani.

La fiscal Lorena Korakis, quien representó al Ministerio Público de la Acusación, dijo que estaba conforme con la condena y por una pena elevada. Igualmente, indicó que esperará los fundamentos del tribunal para analizar los motivos por los cuales los jueces resolvieron tal como lo hicieron”. Agregó que esta pena “sienta un presente”, por el lapso de la condena, para la Fiscalía Regional 5.

Concretamente, este hombre de 25 años resultó culpable de la autoría del delito de homicidio simple agravado (por el uso de arma de fuego) y también por la portación indebida de arma de fuego de uso civil.

“Romero cometió su accionar homicida frente a testigos y puso en riesgo la vida de otras personas, entre ellas, otros niños que estaban cerca de la víctima cuando fue atacada”, sostuvo.

Korakis destacó “el grado de violencia empleado por Romero”: “llevó a cabo una acción desmedida, irracional y absolutamente reprochable para poner fin a un problema interpersonal”, y añadió que “además, mostró un desprecio total por la vida ajena”.

El hecho

El homicidio de Vargas fue cometido el sábado 22 de septiembre de 2018 alrededor de las 20:30 en inmediaciones de calle José Buffa al 1.800.

La fiscal recordó que “en el marco de un conflicto previo, Romero disparó con conocimiento y voluntad de ocasionar la muerte de la niña”. Relató que “a corta distancia y en dirección a la víctima, efectuó disparos de una escopeta que portaba sin autorización legal”, y explicó que “inmediatamente después, huyó del lugar y ocultó el arma de fuego”.

“La niña, por su parte, no tuvo ninguna posibilidad de resistirse al ataque y recibió múltiples impactos de proyectiles”, planteó Korakis. “Vargas resultó herida en zonas vitales de su cuerpo y falleció en el hospital de Niños de la ciudad de Santa Fe, a donde había sido traslada tras el hecho ilícito”, finalizó.