Así surgió del encuentro del Consejo Económico, Social y Sanitario. Apuntan, especialmente, a los jóvenes.


El Consejo Económico, Social y Sanitario, conformado por el Centro Comercial e Industrial de Rafaela y la Región (CCIRR); la Sociedad Rural, la CGT y la Municipalidad de Rafaela, emitió un comunicado luego de una reunión en donde se evaluó la situación de la pandemia de coronavirus desde lo social, lo productivo y la salud. 

“Dada la etapa crítica que atraviesa Rafaela hoy, con un ascenso de casos en forma progresiva, constante y acelerada, el Consejo Económico, Social y Sanitario consensuó en la necesidad de potenciar el compromiso individual en lo que refiere al cumplimiento estricto de las medidas de prevención a fin de evitar los contagios, y de ese modo, preservar el sector económico-productivo de la ciudad, protegiendo en forma paralela, la salud de todos los trabajadores, sus familias y resguardando el sistema sanitario, para que no se vea sobrepasado por la cantidad de casos”, sostienen.

“Durante estos meses en que ha tenido lugar la paulatina habilitación de las actividades económicas, se ha trabajado en forma cuidadosa, articulada y consciente, respetando los protocolos estrictamente, acompañando de este modo al sector de la salud para evitar que se produzcan desbordes”, advierten y remarcan que “Por ello, procurando frenar o mitigar esta escalada de contagios y no tener que contemplar la posibilidad de un retroceso de fase, se hace un llamado a la población, especialmente a los jóvenes, a fin de que posterguen por un tiempo los encuentros sociales, colaborando a través de esta medida sensata y juiciosa, con toda la sociedad, y principalmente con las personas más vulnerables ante el coronavirus.

Hoy, en el momento más complejo que está viviendo la ciudad de Rafaela, deberemos prepararnos juntos para una convivencia equilibrada con el virus, en un marco de alto nivel de responsabilidad social compartida.

Posición del CCIRR

Más allá del comunicado emitido, el Centro Comercial e Industrial indicó en su web que “durante la reunión, desde la entidad se planteó que un retroceso de fase con sus respectivas restricciones a las diferentes actividades económicas, cómo ha sucedido en otros lugares de la provincia, generaría un mayor problema. Al respecto, se indicó que los niveles de prevención son mucho más amplios y efectivos en los ámbitos laborales, por lo que resultaría incomprensible negarle a los trabajadores la posibilidad de ir a trabajar, asumiendo el riesgo de que no respeten el aislamiento exigido en sus hogares, participando de encuentros sociales o de otro tipo, donde la prevención suele ser menor o casi nula”.

“Al mismo tiempo, se manifestó que un retroceso de fase implicaría un golpe letal a muchas micro, pequeñas y medianas empresas que vienen atravesando la pandemia del COVID-19 con los últimos recursos, intentando sobrevivir la coyuntura”, dicen, casi repitiendo la frase del presidente del CCIRR, Andrés Ferrero.




Comentarios