La Asociación de Trabajadores de la Industria Lechera (ATILRA) y las dos cámaras empresarias del sector no alcanzaron tampoco este martes un acuerdo salarial paritario en la segunda reunión de conciliación virtual convocada por el Ministerio de Trabajo de la Nación. Este organismo determinó la realización de una nueva audiencia para el 3 de agosto, a las 11. Mientras tanto, sigue la conciliación obligatoria hasta ese mismo día. Igualmente, puede prorrogarse otras cinco jornadas más.

Las fuentes gremiales de la organización sindical que conduce Héctor Ponce indicaron a Télam que en la segunda reunión de este martes "las cámaras patronales CIL y Apyme ofrecieron un incremento salarial que el sindicato calificó como 'insuficiente e incompleto' para los trabajadores" de la actividad.

La Atilra había demandado para lo que va del año una recomposición de los haberes del 13,60 por ciento, que fue rechazada por las patronales.

Los voceros del gremio denunciaron además que los directivos de la industria "no abonaron los aportes y contribuciones como consecuencia de esos incrementos que nunca fueron otorgados", y revelaron que Ponce exigió a las cámaras que "no descuenten el día de huelga y que se mantenga el ítem presentismo".

La organización sindical no adoptará medidas de fuerza ante la vigencia de la Ley 14.786, pero podría disponerlas el mismo lunes 3 de agosto "si continúa la intransigencia patronal", ya que entonces expirará la conciliación obligatoria, aunque la autoridad de aplicación tiene la facultad de prorrogarla otros cinco días.

Las fuentes gremiales reseñaron que en todo el 2020 "la mejora fue cero, y los trabajadores solo cobraron el bono de 4 mil pesos" otorgado por el Gobierno.

Los lecheros habían comenzado un paro general de 24 horas el 13 de este mes, por lo que de inmediato Trabajo dictó la conciliación, que aún permanece vigente.