La mañana del martes tuvo un punto de tensión en el contexto del paro por 72 horas que impulsó el Sindicato de Trabajadores Municipales y que derivó en la intervención de la Policía Comunal.

Sobre el tema el bloque de concejales de Juntos emitió un comunicado en el que manifestaron que “Representantes del STM habrían encerrado en el lavadero del hospital a una trabajadora que fue a prestar servicios de limpieza”.

La situación se dio luego que el Municipio “garantizaba la limpieza del nosocomio para su normal funcionamiento y para preservar la salud pública de quienes asisten a él”, dice el comunicado.

“En el Hospital Municipal Eva Perón, se vivieron hechos violentos que tuvieron como protagonistas al Sindicato de Trabajadores Municipales (STM), liderado por su secretario general, Marcelo Sottile. Nuevamente, el sindicato pone en riesgo la salud de los rosaleños. Incluso, tuvo que intervenir el personal policial y el secretario de salud, Dr. Carlos Gabbarini, quien solicitó a Sottile que dejara trabajar a la mujer”, explicaron los concejales.

Los ediles calificaron el hecho como “de vandalismo y violencia de género que trajo como consecuencia un estado de nerviosismo en los pacientes y sus familiares, además de quienes estaban prestando servicio”.

En el escenario político apuntaron a los bloque opositores: “Nos preguntamos qué postura van a tomar los bloques Frente de Todos y Bien Común que, hasta el momento, se solidarizaron incondicionalmente a cada medida tomada por el Sindicato Municipal, lo cual nos lleva a pensar si estas acciones no corresponden a un paro de carácter político y no a una demanda de orden laboral”.

“Desde el bloque Juntos, queremos decirle basta a quienes ponen en jaque a la salud pública de nuestro distrito y a la oposición que parece ser funcional a la violencia sindical”, finalizaron a la vez indicaron que el hospital tiene en estos momentos una ocupación del 90% de sus camas.