Tal como sucediera en el clásico de Punta Alta, otra vez las jugadas polémicas terminan disparando el debate en un partido de Sporting. Ahora fue el turno de Liniers, tras la igualdad del domingo 1 a 1 en el Mendizábal.

Rojinegros y chivos jugaron un partido con mucha intensidad, con rasgos de final aunque fuera la cuarta fecha. Ambos continúan invictos y la diferencia de dos puntos a favor del rojinegro, se mantiene.

Con el partido 1 a 1 Liniers protestó por jugadas puntuales. El "Chivo" terminó con dos tarjetas rojas y en ambas reclamó. La de Savinski por entender que la primera amonestación fue exagerada y la de Mc Coubrey tras un forcejeo con agresión a Sanhueza.

Pero el equipo bahiense fundamentalmente reclamó que pudo ser penal la jugada que involucró a Mariano Mc Coubrey con el arquero de Sporting, Herrera. Pareció infracción pero el árbitro Leopoldo Gorosito no dudó.

El empate fue lo que mejor le quedó al partido y cuando restan dos fechas para el cierre de la primera rueda, todo parece indicar que Sporting y Liniers, por plantel, resultados y regularidad están un poco por encima del resto de los participantes, falta mucho camino por recorrer, pero el empate del domingo en el Mendizábal tuvo mucho aroma de partido final.