En la madrugada de hoy, la Policía de Misiones nuevamente clausuró una fiesta clandestina en el populoso barrio A-3-2 de Posadas y, tal como el fin de semana pasado, los efectivos fueron agredidos por los asistentes del evento.

El involucrado de 30 años, fue detenido luego de apedrear al personal policial que no resultó lesionado. Intervinieron en el procedimiento efectivos de la Unidad Regional X, Direcciones Guardia Infantería y Grupo de Intervención Rápida (GIR).

Los policías tomaron conocimiento del hecho al ser comisionados por el Centro Integral de Operaciones 911, debido a que un vecino del barrio A-3-2 llamó y constató que se produjo un altercado entre varias personas. Una vez en el sitio, se constató en primera instancia una fiesta clandestina en el domicilio de una mujer con aproximadamente 200 asistentes.

Entonces, se procedió al despliegue de dicho evento y a los pocos minutos, varios de los participantes amenazaron y atacaron violentamente con piedras y botellas a los uniformados. Una vez que más o menos cesó la agresión, un grupo de policías logró detener a uno de los revoltosos que causó daños en dos escudos policiales.

Efectivos policiales intentaban desarticular una fiesta clandestina y resultaron agredidos.Policía de Misiones

Finalmente, se procedió al despeje total del evento clandestino, en tanto que el detenido fue sometido al test de alcoholemia que arrojó positivo y luego alojado en la Comisaría Jurisdiccional a disposición del Juzgado de Instrucción N°1 de Posadas.