Hace dos meses, en la cuidad de Posadas se conoció un hecho de estafa más insólito e indignante en la historia de la provincia, una mujer con la supuesta complicidad de su pareja, fingió tener cáncer y necesitar un tratamiento en Buenos Aires, aprovechándose así de la solidaridad de los misioneros logró recaudar más de 350 mil pesos.

Finalmente, María Leticia Zapata (30) y Matías Leonel Poberezny (29) fueron ubicados en la ciudad de Cochabamba, Bolivia según confirmó el juez que interviene en la causa Miguel Mattos, el cual ordenó el pedido de captura nacional e internacional de la pareja.

Arrestaron en Bolivia a la pareja que estafó a Misiones con una falsa campaña contra el cáncer

La pareja, que tenía pedido de captura de Interpol desde hace dos meses, y fueron encontrados mientras limpiaban vidrios en un semáforo en la esquina de las avenidas Ingavi y Melchor Pérez. Al parecer, su afán de estafar a las personas también llegó a Bolivia, motivo por el cual pudieron ser identificados.

Un empresario ciudadanos de Bolivia, cayendo en sus mentiras se acercó para conocerlos y brindarles ayuda. Y como cientos de misioneros, creyó en las historias inventadas de la pareja y les prestó una habitación para que pudieran pasar la noche, según informó La Voz de Misiones.

Incluso el padre del empresario se ofreció a prestarles dinero, afortunadamente antes buscaron sus nombres en internet y en ese momento encontraron las notas periodistas de medios misioneros y nacionales que hicieron eco del caso.

Indignante estafa en Misiones

“Hoy dolorosamente tengo que pedir de una pequeña colaboración, por más mínima que sea para poder lograr el objetivo de juntar los $ 350.000 para poder continuar mí tratamiento oncológico en el Hospital Alemán de Ciudad de Buenos Aires” con estas conmovedoras pero falsas palabras comenzó la estafa más insólita e indignante de la historia de Misiones.

La publicación que realizó en redes sociales continuó diciendo “En el hospital Madariaga de Posadas, todo el personal de salud hizo lo humanamente posible, pero el cáncer de cuello uterino que padezco está en fase 4 y si bien pase por quimio, radioterapia y braquiterapia, los resultados no fueron positivos y solo me queda la esperanza del Hospital Alemán, dónde están experimentando con un nuevo tratamiento para casos avanzados como el que yo sufro”

“No cuento con los recursos necesarios, ni prepaga, ni obra social y entiendo que muchos pueden desconfiar, no me conocen, pero quién quiera llamarme, hacerme una videollamada, lo que fuese, yo les puedo brindar mí número. Ojalá no tuviese que pedir ayuda, ojalá no tuviese enferma, y lo más importante ojalá pueda sanar. A quien quiera o pueda colaborar, les dejo mis datos, con la esperanza de que si 3500 personas me colaboraran con $ 100 cada una, podría lograr el objetivo” finalizó la mentira.

Arrestaron en Bolivia a la pareja que estafó a Misiones con una falsa campaña contra el cáncer

A las pocas horas, cientos de misioneros habían donado y difundido el pedido, que resultó en una mentira que comenzó a salir a la luz tras la denuncia de la oncóloga Paola Flores, quien negó su firma que aparece en el certificado que diagnostica el cáncer, que según la estafadora, iba a tratarse en el Hospital Alemán de Buenos Aires.

Luego, trascendió que la joven jamás estuvo empadronada en el Hospital Madariaga de Posadas, por ende, jamás se atendió en el nosocomio, lo que terminó en un pedido de captura emitido por el juez Miguel Mattos por la estafa de más de 350 mil pesos.

Además, el magistrado libró oficios a Mercado Libre y Banco Galicia para tener conocimiento del estado de las cuentas donde se realizaron las donaciones.

Desde el Banco Galicia en CABA precisaron que la cuenta corriente que compartió Zapata y donde supuestamente iba a enviar lo recaudado, pertenece efectivamente al Hospital Alemán, pero que la misma se encuentra vacía. Hasta el momento no se sabe que sucedió con ese dinero.

Este hecho conmocionó a Misiones, ya que es difícil pensar que alguien podría aprovecharse así de la solidaridad de toda una provincia, afectando la credibilidad de las verdaderas campañas solidarias. Los estafadores supieron muy bien qué palabras utilizar para llegar al corazón de cada misionero para luego concretar una de las estafas más insólitas en la historia de la provincia.