Pasaron 10 días desde que lo abandonó su madre y el chico continúa al cuidado de un hogar de Alem. Un tío no quiso hacerse cargo y nadie de la familia se acercó a ayudarlo.


Una mujer del barrio Fátima de Posadas, desapareció de su casa y dejó abandonado a su hijo de cinco años que fue rescatado por la policía y ahora se encuentra en el Hogar Norberto Haase de Leandro N. Alem. Pasaron 10 días desde que lo hallaron solo y con hambre, pero nadie de la familia de su madre se ocupó de él. Su padre habría fallecido.

Hogar Norberto Haase de la Iglesia Bautista Zion en Leandro N. Alem. (Misiones)

Pidió comida a Jessica, una vecina de 22 años, que está embarazada y que lo alimentó y vistió hasta que intervino la Defensoría de Menores N° 8. “¿Podés llamar a la Policía para que busque a mi mamá porque anoche dormí solito?”, dijo el chico a la mujer que lo ayudó.

Su mamá de unos 35 años, que tendría problemas de alcoholismo y sufre violencia de género, lo dejó solo en la casa donde habitaban en Garupá, el domingo 21 de octubre. La vecina que lo rescató le dio de comer y cuando fue a la casa del nene a buscar ropa, se encontró con un hombre que convivía con la madre.

“No me dejes con ese que me pega”, rogó el chico abandonado a punto de largarse a llorar. Entonces la mujer volvió a su casa, le dio de comer, lo vistió y pidió ayuda a la policía.

Efectivos de la Comisaría de la Mujer de Fátima UR X asistieron al chico brindándole alimentos, higiene y contención. Asimismo. La Defensoría de Menores N° 8 ordenó que fuera examinado por un médico policial y pediatras del Hospital “Fernando Barreyro”.

La misma dependencia judicial envió al pequeño al Hogar “Haase” de Alem, donde reanudó una rutina de ir al jardín, comer a horario y tener una cama donde dormir

La policía sigue buscando familiares del menor e intenta un informe socioambiental, dificultado por la ausencia de la mamá. En diez días nadie reclamó al niño. Los protocolos de adopción indican que se debe priorizar el bienestar del menor y su derecho a tener una familia, por ello el especialista y defensor de los niños Miguel Molina, señaló que deben continuar con el protocolo de intervención.

Este protocolo exige que se busque a la familia directa, luego a la extendida de abuelos y tíos, para verificar si garantizan la protección del menor. El tiempo legal para que un niño, niña o adolescente esté en un hogar es de 180 días.

El menor se encuentra en la Casa Hogar Norberto Haase en Alem, obra de beneficencia social de la Iglesia Evangélica Bautista Zión, donde recibe contención psicológica y una familia temporal.

Molina explicó que en hogares misioneros viven 259 niños judicializados y se hace un seguimiento de cada uno de los menores. “El niño no tiene que estar mucho tiempo en un hogar, los términos legales son seis meses”, agregó.

Fuentes: Policía de Misiones (datos y fotografía), Misiones Online y Radio Libertad.




Comentarios