Alcohol cero: se aprobó en Diputados la reforma para prohibir por completo el consumo

El proyecto de ley de alcohol cero se aprobó con 195 votos a favor, 19 en contra y 4 abstenciones (Foto: HCDN)
El proyecto de ley de alcohol cero se aprobó con 195 votos a favor, 19 en contra y 4 abstenciones (Foto: HCDN)

El proyecto logró la media sanción en la Cámara Baja con 195 votos a favor y fue enviado al Senado. Hubo un notable rechazo por parte de los mendocinos.

Este jueves, la Cámara de Diputados aprobó y envió al Senado el proyecto que reforma la Ley de Tránsito con el objetivo de establecer el “alcohol cero”. Esto significa reducir de 0,5 a 0 miligramos la cantidad de alcohol por litro de sangre que puede tolerarse para conducir en rutas nacionales. La votación tuvo 195 a favor, 19 en contra y cuatro abstenciones.

En caso de que también logre la aprobación en su paso por el Senado, se prohibiría manejar automóviles cuando se haya consumido alguna bebida alcohólica. Se espera que la Cámara Alta sancionar la ley antes de fin de año.

Hasta ahora, la Ley de Tránsito 24.449 establece, para cualquier tipo de vehículos, una tolerancia de hasta 500 miligramos (0,5 gramos) de alcohol por litro de sangre; para motocicletas o ciclomotores hasta 200 miligramos (0,2 gramos); y para transporte de pasajeros de menores de edad y de carga, alcohol cero.

La iniciativa, impulsada por el Gobierno nacional y familiares de víctimas de siniestros viales, fue el resultado de un acuerdo transversal entre los bloques políticos, pero no encontró consenso entre los mendocinos: siete de los diez representantes de la provincia rechazaron la ley.

El "alcohol cero" ya está establecido en siete provincias.
El "alcohol cero" ya está establecido en siete provincias.

Tanto en el Frente de Todos como en Juntos por el Cambio hubo libertad de acción, aunque la gran mayoría votó a favor. El Interbloque Federal (que incluye al schiarettismo, al socialismo y al lavagnismo) también acompañó, al igual que Provincias Unidas (aliado al oficialismo) y el Frente de Izquierda.

En contra votaron la mayoría de los representantes mendocinos; los liberales Javier Milei, José Luis Espert y Victoria Villarruel; algunos diputados del PRO y el peronista José Luis Gioja, proveniente de San Juan, otra provincia vitivinícola.

El proyecto modifica el inciso “a” del artículo 48 de la Ley de Tránsito 24.449, indicando que “queda prohibido conducir cualquier tipo de vehículos con una alcoholemia superior a cero miligramos por litro de sangre”.

De ser sancionado, la ley tendrá aplicación en las rutas nacionales. En aquellas provincias que ya tienen normativas de alcohol cero (Córdoba, Entre Ríos, Chaco, Jujuy, La Pampa, Río Negro, Salta, Santa Cruz, Tierra del Fuego, Tucumán y Chubut) se podrán coordinar los controles y aplicar las sanciones.

Sin embargo, en provincias como Mendoza (donde está vigente la tolerancia de 500 miligramos) la ley corre riesgo de ser “inaplicable”, porque según advierten desde el oficialismo provincial, ni Gendarmería ni la Agencia Nacional de Seguridad Vial tienen facultad para labrar actas de infracción.

En las provincias y 13 localidades del país con tolerancia cero, se obtuvieron mejores resultados en términos de siniestros viales que con la normativa actual.

Una ley muy esperada

Desde temprano, familiares de víctimas de siniestros viales se congregaron frente al Congreso y luego presenciaron la aprobación desde los palcos. También asistieron al recinto el jefe de Gabinete del Ministerio de Transporte, Álvaro Errea, y el titular de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, Pablo Martínez Carignano.

“Esta ley está lejos de ser una ley contra el consumo de alcohol. No tiene que ver con la prohibición de beber, sino de no conducir cuando se ha consumido alcohol”, aclaró el presidente de la Comisión de Transporte, Jorge Rizzotti (UCR), quien defendió el dictamen de mayoría.

Familiares de víctimas de siniestros viales celebraron la media sanción.
Familiares de víctimas de siniestros viales celebraron la media sanción. Foto: Orlando Pelichotti

El legislador expresó que “hay demasiadas familias que han perdido a sus seres queridos por automovilistas que conducen en estado de ebriedad”, y agregó que “esta legislación intenta un cambio cultural, pretende luchar contra la violencia vial y configurar una práctica de conciencia y responsabilidad ciudadana”.

Durante el debate, los diputados a favor de la ley argumentaron que los siniestros viales son la principal causa de muerte en menores de 35 años y la tercera sobre el total de la población: se cobra 20 vidas por día. También informaron que el alcohol al volante es la causa de una de cada cuatro muertes por estos accidentes.

Cuál fue la postura de los mendocinos

Todos los diputados mendocinos de Juntos por el Cambio votaron en contra: Julio Cobos, Omar De Marchi, Jimena Latorre, Álvaro Martínez, Lisandro Nieri y Pamela Verasay.

En el Frente de Todos, solo Adolfo Bermejo y Liliana Paponet votaron a favor. Eber Pérez Plaza lo hizo en contra, mientras que Marisa Uceda se abstuvo.

La cornejista Latorre defendió el modelo aplicado en la provincia, que mantiene la tolerancia de 500 miligramos pero con sanciones más duras para los conductores que superen ese límite y mayores controles.

“En Mendoza en 2018 modificamos la Ley de Tránsito y la política fue de endurecimiento de las sanciones, pero consecuentemente la gestión también se esforzó en que esas sanciones fueran efectivas y para ello se reforzó la educación, la concientización, el control y la sanción”, explicó Latorre.

Julio Cobos votó en contra, como otros mendocinos.
Julio Cobos votó en contra, como otros mendocinos. Foto: Federico Claro

La radical denunció que “eligen el camino facilista y el de la mentira” porque “abordar un tema tan serio y sensible sin la responsabilidad del caso nos hace caer en la demagogia, en la mezquindad de utilizar demandas sociales legítimas para levantar slogans”.

Desde el Frente de Todos, Bermejo salió al cruce de Latorre. “Lamento haber escuchado la palabra ‘demagogia’. Podemos estar a favor o en contra, pero semejante calificativo era innecesario”, respondió.

Bermejo, quien había firmado el proyecto original, defendió su postura: “He sido tres veces intendente de Maipú y en mi departamento la vitivinicultura es quizá la actividad que más riqueza genera. Pero vengo con mucha convicción a apoyar este proyecto”.

En cambio, su par Pérez Plaza se diferenció: “Yo no creo en las prohibiciones, sí en las regulaciones, en la necesidad de generar conciencia y en trabajar para cuidar vidas. Comparto el compromiso de esta ley, pero tengo que pensar como productor. Tenemos que trabajar para buscar los equilibrios”.

Otro diputado que no acompañó el proyecto fue Espert. “Legislar sobre el alcohol cero es barato y gratis, pero la solución a los accidentes de tránsito no pasa por esto, sino por más educación vial y más autovías en lugar de rutas”, opinó.

Temas Relacionados