Ataque a Cristina Kirchner: la vicepresidenta pidió que se investigue la actuación de la Policía de la Ciudad

La querella de la vicepresidenta solicitó que se investigue la posible “responsabilidad penal” porque asegura que era “la fuerza con más presencia en el lugar donde se planeó y ejecutó el atentado”.

Detuvieron a un hombre que quiso dispararle a Cristina Kirchner en la puerta de su casa. Foto: Captura de video
Detuvieron a un hombre que quiso dispararle a Cristina Kirchner en la puerta de su casa. Foto: Captura de video

La querella de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner solicitó este viernes que se investigue la posible “responsabilidad penal” de la policía de la Ciudad de Buenos Aires (CABA) en el ataque que la tuvo como víctima el 1 de septiembre de 2022, dado que esa era “la fuerza con más presencia en el lugar donde se planeó y ejecutó el atentado” fallido en el barrio porteño de Recoleta.

Los abogados que representan a la vicepresidenta, José Manuel Ubeira y Marcos Aldazabal, formularon el planteo en un escrito de 28 páginas que dirigieron al fiscal Carlos Rívolo, quien tiene delegada la causa en la que intervienen también la jueza María Eugenia Capuchetti, dijeron fuentes judiciales.

“Venimos a instar a que, luego de cinco meses de investigación, se dispongan medidas probatorias respecto de la posible responsabilidad penal de la Policía de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”, sostuvieron los abogados querellantes en la causa.

El ataque a Cristina Kirchner. (Gif)
El ataque a Cristina Kirchner. (Gif)

“La Policía de la Ciudad era, además, la mayor responsable de garantizar la seguridad de la Vicepresidenta (a quien solo la salvó un milagro)”, sostuvieron los letrados.

El escrito apuntó también al ministro de Seguridad y Justicia de la Ciudad de Buenos Aires (en uso de licencia), Marcelo D’Alessandro, y en el mismo se cuestionó nuevamente a la jueza Cacpuchetti, a la que le achaca no haber investigado a la policía porteña por sus supuestos vínculos con la conducción de esa fuerza.

“Lo sucedido el pasado 1 de septiembre fue la consecuencia de una serie de violencias previas que habilitaron y convalidaron el escenario que dio lugar a una tentativa de magnicidio a una mujer en su cargo de Vicepresidenta en un sistema democrático”, afirmaron los abogados en la presentación judicial.

En el escrito incluyeron un apartado titulado “La necesidad de investigar a la Policía de la Ciudad de Buenos Aires”, en el que cuestionaron “la falta de investigación de lo hecho (y no hecho)” por de esa fuerza de seguridad.

“Más allá del atentado, también es una forma de violencia política la omisión de aplicar justicia por parte de una jueza debido a intereses económicos, ideológicos o corporativos. Esto parece haber sido lo que sucedió con la jueza Capuchetti que investigó a la custodia vicepresidencial y a la Policía Federal, pero omitió estudiar el accionar de la Policía de la Ciudad Buenos Aires”, sostuvieron los abogados Aldazabal y Ubeira.

“Este hecho es inexplicable en términos jurídicos, dado que la Policía de la Ciudad era la fuerza con jurisdicción sobre el lugar donde se planeó y ejecutó el atentado y la que, a primera vista, en más irregularidades incurrió”, señalaron.

Carrizo es el cuarto detenido. Foto: Julián Álvarez.
Carrizo es el cuarto detenido. Foto: Julián Álvarez.

En ese contexto, recordaron: “Durante esas jornadas, con el barrio- y, particularmente, la esquina de Uruguay y Juncal -pomposo y sorpresivamente saturado de efectivos de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires, no solo ocurrieron hechos violentos nunca antes registrados, sino que, como se supo luego, ya se encontraban los autores materiales intentando concretar el acto homicida”.

Un nuevo video muestra a Sabag Montiel y a su novia horas previas al ataque a Cristina Kirchner.
Un nuevo video muestra a Sabag Montiel y a su novia horas previas al ataque a Cristina Kirchner.

Al enumerar distintos hechos de violencia ocurridos antes del ataque perpetrado el 1 de septiembre, los abogados de la querella aseguraron y sostuvieron que el 28 de julio de 2022, en el marco de una investigación por amenazas contra la Vicepresidenta de la Nación, el fiscal nacional Gómez Barbella le advirtió a D’Alessandro que podrían producirse hechos violentos en el Instituto Patria, por lo que solicitó reforzar la seguridad del lugar.

“Por lo que sabemos, Marcelo D’Alessandro ni contestó el oficio enviado por el fiscal, ni reforzó la seguridad del lugar. Solo se conoce, por imágenes públicas, la simpatía y los saludos intercambiados entre efectivos de la policía de la Ciudad y los atacantes”, sostuvieron.

Los abogados también se refirieron al ataque con piedras contra el Congreso de la Nación en marzo pasado, oportunidad en la que resultó dañado el despacho de la vicepresidenta, y aseguraron que “extrañamente, la policía de D’Alessandro no detuvo a una sola persona”.

“De acuerdo con la información que ha recibido esta querella, lo mismo sucedió con los eventos sucedidos en las inmediaciones de la vivienda de la Sra. Vicepresidenta luego de que el fiscal Diego Luciani solicitara su condena. Un fiscal federal le advirtió mediante un oficio a Marcelo D’Alessandro de la posibilidad de ocurrencia de eventos violentos. No conocemos el recorrido administrativo de ese pedido, pero hay algo que empíricamente no puede ser negado: pese a la advertencia, D’Alessandro no reforzó la seguridad sino todo lo contrario”, plantearon.

Aseguraron, además, que “existen sobrados testimonios, e incluso denuncias penales efectuadas por la Jefatura de la PFA, que ubican a personal y funcionarios de la CABA, supuestamente de la policía, a cargo de D’Alessandro, filmando desde el interior de viviendas cercanas a la de la vicepresidenta y desarrollando tareas de inteligencia”, y se preguntaron luego por la legalidad de esas maniobras.

“¿Existe acaso un fundamento y una orden para ello? ¿Existe un expediente administrativo o una orden judicial que justifique esas tareas? ¿O se ordenaron de manera solapada e ilegal? ¿Las filmaciones supusieron la realización de tareas de inteligencia ilegal sobre los movimientos de la Vicepresidenta? Si hubieran tenido un fin legal, ¿Por qué no se coordinaban o informaban a la custodia vicepresidencial? No lo sabemos aún, pero es esencial investigarlo”, continuaron.

Los abogados de la querella señalaron también que “los días previos al atentado, la policía de la CABA se dedicó a increpar y reprimir manifestantes pacíficos que brindaban su apoyo a la Vicepresidenta, mientras dejó que quienes ejecutaron el atentado se paseasen tranquila e impunemente por la zona y que miembros de la investigada organización Revolución Federal, que ya habían atacado a Cristina Fernández de Kirchner, ingresaran al mismo edificio donde vive la vicepresidenta”

“Desde el 22 de agosto, día en que Luciani culminó su penoso show mediático y pidió condenar a Cristina Fernández de Kirchner, la Policía de la CABA montó un operativo de represión y hostigamiento hacia militantes que apoyaban a la Vicepresidenta. Así fue que el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires llegó a ordenar poner vallas para evitar que los manifestantes concurrieran a Juncal y Uruguay”, remarcaron.

En ese punto sostuvieron que “hubo personas demoradas, cuyo supuesto delito parece haber sido apoyar a Cristina Fernández de Kirchner” y enfatizaron que ocurrió “un gesto de prepotencia” por parte de los policías porteños que “le dijeron al hijo de la Vicepresidenta, Máximo Kirchner, quien se desempeña como diputado nacional: ‘¿Querés pasar, puto? La concha de tu madre vas a pasar’”.

“También fue agredido Axel Kicillof, gobernador de la Provincia de Buenos Aires, como prueban los audios de comunicaciones internas de la propia Policía de la Ciudad ampliamente difundidos en medios de comunicación”, aseguraron.

Hacia el final del planteo, los abogados de la querella señalaron que “mientras la policía reprimía a manifestantes, dejaba que los planificadores del atentado circularan libremente y hasta intentaran matar a Cristina Fernández de Kirchner. Mientras las vallas de la policía de la CABA impedían el paso de militantes políticos, (Fernando) Sabag Montiel y Brenda Uliarte parecen haber circulado libremente por el lugar”.

“Justamente el 27 de agosto Uliarte le contó a Agustina Díaz que el 23 había intentado matar a Cristina Fernández de Kirchner, pero que justo se había ‘metido adentro’”, sostuvieron los abogados que luego señalaron que “desde el 23 de agosto, Uliarte ya hablaba con (Nicolás Gabriel) Carrizo de matar a Cristina Fernández de Kirchner”.

“La fuerza de seguridad a cargo de D’Alessandro, que controla la seguridad de las calles de toda la Capital Federal, especialistas en investigar y reprimir a vendedores ambulantes, nada se preguntaron acerca de los supuestos vendedores de copos de azúcar”, enfatizaron los abogados de la querella.

“Además -continuaron- el 28 de agosto y en días próximos al atentado, la Policía de la CABA permitió que personas ya investigadas por ejercer y pregonar la violencia contra Cristina Fernández de Kirchner entraran al edificio donde ella vive y difundieran fotos del lugar”.

En ese punto señalaron que en la causa en la que se investiga a los miembros de Revolución Federal hay referencias de los propios imputados a la buena relación que mantienen con la policía porteña.

“La prueba (que se produzca en el caso) dirá cuál es la valoración correcta (de los hechos denunciados). Como mínimo, es evidente que lo hecho por la Policía de la CABA y el Ministerio de Justicia y Seguridad de la CABA, que no obedecieron órdenes del Ministerio Público federal de reforzar la seguridad de Cristina Fernández de Kirchner y dejaron que los atacantes y los violentos (algunos ya identificados previamente) circularan por Juncal y Uruguay supone un abandono ilegal del servicio de seguridad”, sostuvieron.

Entre otras medidas de seguridad para esta instancia de la investigación, los abogados de la querella reclamaron que requieran los legajos de todos los efectivos dispuestos en los operativos de seguridad desplegados en torno a Cristina Fernández de Kirchner y su domicilio, tanto personal, como respecto del Honorable Senado de la Nación y el Instituto Patria, entre los días 20 de julio y 1 de noviembre de 2022.

Reclamaron además que se requiera el entrecruzamiento de llamadas de todos los abonados telefónicos de los efectivos dispuestos por la Ciudad de Buenos Aires en el lapso indicado

La querella también reclamó que se cite a prestar declaración testimonial al fiscal Gómez Barbella, con el fin de que dé cuenta del oficio que le habría enviado a Marcelo D’Alessandro en el que supuestamente alertó sobre la posibilidad de que se desarrollaran episodios de violencia en torno al instituto patria.

Temas Relacionados