El lunes pasado por la tarde se llevó a cabo la entrega de juguetes y alimentos para un merendero de Pérez, en el “Taller de alfabetización del Barrio Jardín”. Hoy por la tarde se entregarán los regalos en el Barrio Terraplén: Todo por una sonrisa” y mañana 23 de diciembre será en el merendero “Llenando corazones”, situado también en Barrio Jardín. El proyecto se concretó gracias a la iniciativa de tres hermanas que decidieron contagiar su solidaridad por toda la ciudad teniendo en cuenta a los más pequeños con menos recursos. Lo hicieron a través de las redes sociales y los mensajes de whatsapp.

Gabriela, Melina y Julieta Silva, son tres hermanas perecinas que creen en la solidaridad de la gente y por ese motivo ponen alma, vida y corazón en promover distintos proyectos en los cuales se puedan involucrar muchas personas para ayudar a los más necesitados. Ésta vez dedicaron su tiempo a recolectar juguetes y mercadería para que los niños disfruten una Navidad feliz.

Recolección de juguetes para tres merenderos de Pérez Vía Pérez

El año pasado comenzaron con este proyecto en tres merenderos de Cabín 9, y como lograron llegar a muchos niños, quisieron hacer lo mismo para éstas Navidades en otros barrios de la ciudad. No es la primera vez que ponen en práctica esta movilización de solidaridad. También en otras oportunidades repartieron mochilas en distintas vecinales donde se les da apoyo escolar a los pequeños.

Juli, en diálogo con Vía Pérez explicó que este año utilizaron la misma metodología que realizaron con la entrega de mochilas: “a nosotras lo que nos gusta es que una persona apadrine a un niño, es decir que se está pensando en ese niño concreto. No es que vos me das cosas y yo se lo doy a cualquiera, sino que nosotras damos el nombre y la edad de cada niño y se piensa en esa persona concreta”.

Entrega de juguetes en el Taller de alfabetización en el Barrio Jardín(Julieta Silva)

“Te encontrás con gente que por ejemplo, en el caso de las mochilas, le puso a cada lapicito el nombre. Con esto pasa lo mismo. Ayer vino una chica que le tocó una bebé de nueve meses, y ella tiene una nena de un año y medio. Le trajeron un bolso lleno de ropa, toda dobladita y el regalo aparte...”, dice Juli conmovida por los detalles de cariño que la gente refleja a través de estas iniciativas. Por el compromiso que asumieron estas tres hermanas, se beneficiarán 197 chicos.