El pasado lunes cerca del mediodía, tres delincuentes que se hacían pasar por vendedores de papel higiénico, irrumpieron en una vivienda, maniataron a una mujer de 76 años y la encerraron en el baño. Luego de robar dinero y lograr escapar, fueron detenidos por la Policía pero se fugaron de la comisaría rompiendo un candado.

La entradera se perpetró cerca de José Hernández y Dr. Fernández cuando dos de los delincuentes hablaban con Silvia para venderle papel higiénico, mientras que el tercero levantó una persiana y pudo ingresar a la vivienda. Allí dentro, la maniataron con cinta aisladora, la retuvieron en el baño diciéndole que su hijo estaba secuetrado y se llevaron 35.000 pesos aproximadamente.

Cuando su hijo adviertió lo que sucedía, pidió a un vecino que llame a la Policía. Se generó una persecución y por una mala maniobra de los delicuentes, el auto volcó y es el Comando Radioeléctrico quien detuvo a dos de ellos: Alberto Gabriel Solís y Leonel Salvador Camargo. Uno de 23 y otro de 29 años con antecedentes por entraderas, robo a mano armada y robo de vehículos. De hecho, están investigando si el vehículo que utilizaon era robado.

Tal como lo refiere el hijo de Silvia en De 12 a 14, luego de quedar detenidos, se fugaron de la comisaría. Rompieron un candado, se escaparon corriendo por los techos de las casas linderas y no puedieron atraparlos.

El hijo de Silvia, indignado se quejó: “¿Dónde está el señor intendente de Pérez?, el Comisario de Pérez ¿dónde está?. “En el momento que le estaban tomando declaración a mi mamá, la policía le avisó que los delincuentes se habían fugado”, continuó.