Un niño de dos años y siete meses fue mordido por su perro raza Pitbull en Paraná. El grave hecho sucedió esta mañana, cuando el niño jugaba con el animal.

La mordedura fue en el rostro, a la altura del pómulo derecho. El hecho fue a las 8, minutos antes de que el padre del bebé partiera al trabajo. Ahí, escuchó un llanto y un grito, y se percató de lo sucedido.

De acuerdo a lo que relató el padre del niño, el perro era sumiso y no se comportaba como un animal agresivo.

El hombre salió a la calle con su hijo en brazos, donde fue auxiliado por un vecino. Posteriormente, el niño fue trasladado al Hospital San Roque, donde deberá ser sometido a cirugía.