Uruguayo, formado en Estados Unidos y con experiencias en equipos de diversos países, Miguel ‘Volcan’ Sánchez, es la voz más que autorizada para hablar de entrenamiento en el básquet, pero también de cómo llevar esas enseñanzas al campo de juego de la vida misma. “Se juega como se entrena”, sostiene aunque aclara que es clave la construcción de buenos hábitos.

“Hay días que podes entrenar mal y jugar mejor pero no te amplifica el estado emocional, y hay días que podes entrenar muy bien y no llegas al nivel en la competencia. Pero a la larga se entrena como se juega, para eso la construcción está en lo hábitos; los buenos hábitos son los que te sostienen”, define el entrenador que supo estar al frente de Obras Sanitarias, Echague de Paraná, Peñarol de Mar del Plata, Santa Paula de Gálvez, Pico Fútbol y Lanús. También dirigió selecciones locales y provinciales; además se destacó como entrenador jefe en las Ligas de Perú, México e Italia.

Los hábitos y la motivación

Desde el lugar del estudio y la experiencia, Sánchez explica que “El alto rendimiento es sostenible solo con hábitos porque es difícil mantenerlo en el tiempo, el superarte en el hábito es lo que hace que lo prolongues en el tiempo. Lo más importante es la construcción de hábitos y entender cómo poderlos prolongar en el tiempo. La motivación es lo que te amplifica; en una temporada larga es difícil mantener la motivación, cuando cae esa motivación lo que sostiene es el hábito”.

Tal como si estuviera al frente de un equipo, nos dice que “el rendimiento es talento X motivación, somos productos de los hábitos. Al talento lo defino también como la habilidad X esfuerzo; entonces rendimiento es talento X motivación; el talento es la habilidad natural (que todos tenemos y que se puede desarrollar) X la motivación. El punto máximo de rendimiento es tu habilidad (desarrollada por el hábito) X el momento de motivación que tengas. La motivación es variable, el talento siempre lo vas a tener”.