Un insólito hecho ocurrió en Paraná, en la noche de este martes. Fue en las inmediaciones de la Plaza Alemania, en el sudeste de la ciudad.

Un joven terminó detenido, luego de llevarse el auto de un vecino al que había hecho entrar a la casa para buscar una colaboración para comer.

El damnificado, de 34 años, sostuvo que el joven de 21, con quien forcejeaba a los golpes, le había robado el auto. Además, expresó que estaba bajo los efectos de estupefacientes.

Al momento de ingresar a su vivienda para buscar comida, el ladrón aprovechó la oportunidad y robó el automóvil, que estaba estacionado en la vereda con la llave puesta. Se trataba de un Fiat Uno.

El denunciante, al percatarse, comenzó a correrlo. En la cuadra siguiente, el rodado dejó de funcionar y allí el dueño logró hacerlo bajar del auto. Los vecinos que se dieron cuenta de la situación, lograron reducirlo y alertar a la Policía.