La comunidad de Paraná no sale de su asombro tras el crimen de Gonzalo Calleja, el contador de 29 años que fue encontrado muerto tras permanecer casi 24 horas desaparecido. La familia atraviesa días de profundo dolor e intentan encontrar explicación a lo ocurrido. “Alguna persona de confianza o conocido lo citó. Lo han querido asaltar o secuestrar”, afirmó Lucas, hermano de la víctima.

En el marco de la investigación, el elemento clave que falta encontrar es el celular de Gonzalo, “ahí debe tener el contacto con la persona que se iba a encontrar. No sé si esa persona será responsable o si habrá sido engañado con el nombre de la misma. Tampoco se sabe si él fue al lugar o si dejaron el auto ahí para despistar”, dijo su hermano.

El joven contador “cambiaba dólares eventualmente con personas conocidas o de confianza. Su ingreso principal era que trabajaba en la parte contable de una empresa constructora, a donde ingresó cuando era estudiante, varios años antes de recibirse”, contó Lucas.

“Nunca comentó ningún problema y no estábamos alarmados porque no le iba a cambiar dólares a cualquiera. Si no lo conocía no hacía contactos. Él conocía o tenía confianza con la persona que lo citó”, expresó.

La última comunicación

El hermano recordó en declaraciones a FM La Voz que el miércoles a la siesta habían intercambiado mensajes en el grupo de la familia. “Con la novia, es la última con la que habló. Ella es médica, estaba trabajando y le comentó que se iba a hacer un cambio y que después hablaban, pero sin indicarle preocupación o algo en particular”.