La Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (Agmer) sigue sosteniendo ante el gobierno la postura de no volver a la presencialidad escolar y ahora sumaron el pedido de adelantar el receso de invierno planificado este año del 12 al 23 de julio.

El pedido del gremio se basa en los efectos de la segunda ola de contagios de Covid-19 que golpea con fuerza a la provincia con números altos de contagios en las últimas semanas. “Forzar una presencialidad con las bajas temperaturas que caracterizan a esta época del año implica un riesgo mayor. En tal sentido, le reiteramos a la patronal que la decisión más inteligente y responsable sería adelantar el receso invernal, lo cual permitiría ganar tiempo con las medidas de cuidado y evitar así una propagación más acelerada de los contagios. Mientras tanto, creemos que la no presencialidad es el mecanismo que permite contener la situación epidemiológica”, expresaron a través de un documento dado a conocer antes del congreso que tendrá lugar hoy.

Hasta hoy regía la medida adoptada en el último congreso gremial de sostener la virtualidad “como principal medido el resguardo del conjunto de compañeras y compañeros a quienes se había convocado a la presencialidad, de modo que pudieran continuar desarrollando su trabajo en forma no presencial hasta el 11 de junio”.

Esta medida estuvo acompañada por la “exigencia al gobierno provincial de un cronograma certero de vacunación para la totalidad de las y los trabajadores de la educación, así como la urgente convocatoria a continuidad de la paritaria de condiciones laborales, dado que se trata del ámbito más propicio para dar la discusión y adoptar definiciones que tengan en cuenta criterios epidemiológicos y climáticos para pensar un retorno seguro a la presencialidad”, manifestaron desde el gremio.