La investigación en torno a la internación de una joven en Paraná con heridas en el útero continúa avanzando. Se descartó la hipótesis de aborto casero y se detuvo a la pareja de la mujer por el homicidio del bebé de ocho meses de gestación, que nació vivo y murió como consecuencia de una hemorragia. 

El cuerpo del bebé fue encontrado por la Policía dentro de un lavarropas sin vida y según los datos de la autopsia, el prematuro nació con vida y murió al poco tiempo. Estos datos complican aún más la situación del hombre detenido ya que corroboraría la teoría de que no auxiliado a la mujer y su bebé durante y luego del parto.

La criatura murió al poco tiempo de nacer como consecuencia de una hemorragia masiva por falta de ligadura del cordón umbilical, según detalla UNO. Ante este informa, se corrobora que la mujer no recibió asistencia ni siquiera por parte de su pareja que se encontraba con ella en el departamento.

"Con la evidencia que hemos colectado, se supone que el joven habría permanecido en el lugar mientras se sucedía el parto y la posterior muerte del bebé siendo presumiblemente el padre biológico de la criatura, lo que nos motivó a atribuirle una participación donde, al menos, no arbitró los medios necesarios para un post parto seguro ni para la atención del recién nacido", informó el fiscal Franco Bongiovanni.

La madre de la joven recibió un llamado del joven que le informó que su hija estaba descompensada. Ante esta situación, fue al domicilio y la encontró tirada en el baño en estado crítico. El estado de salud de la joven sigue siendo grave, por lo que no puedo dar sus versiones de lo ocurrido el pasado viernes.