Así lo determinó la Cámara Penal de Concordia. Es el abuelastro de la víctima y no podrá acercarse a la menor.


Un hombre de 39 años de Federación abusó sexualmente de una menor en reiteradas oportunidades. Lo denunciaron y la Justicia le impuso alejamiento para con la menor, pero además, una multa económica mensual que se destinará a un asilo. 

El condenado es Francisco Ramón Biderbost, abuelastro de la víctima, y fue condenado por ser el autor material y responsable de abuso sexual sin acceso carnal agravado por la convivencia. La sentencia fue tres años de prisión condicional pero no irá a la cárcel y deberá cumplir una serie de requisitos: el que mayor polémica generó en Entre Ríos fue la obligación de pagar $100 mensuales a un asilo de su ciudad durante los tres años de condena, según informa Radio Mitre.

Esta fue una decisión de la Cámara Penal de Concordia. El fallo, firmado por el vocal Aníbal Lafourcade y la secretaria Liliana G. Busto le impone una lista de “reglas de conducta“ que debe cumplir: “Evitar todo tipo de contacto y por cualquier medio con la menor víctima C.A.R., y mantenerse a una distancia de 200 metros de donde se encuentre la misma”, es una de ellas.

Otro de los requisitos es realizar una entrevista con profesionales de la Psiquiatría y Psicología del Hospital San José de Federación para que realicen un informe en relación a su salud mental y de ser diagnosticado un tratamiento, deberá realizarlo obligatoriamente.

Además, deberá “someterse” a controles de la Asistencia Social para que comprueben que cumple con su condena y deberá “realizar un aporte económico de cien pesos mensuales al Asilo de Ancianos de la ciudad de Federación por el plazo de tres años”.

Al mismo tiempo, los datos de Biderbost se incorporarán al perfil genético del Registro Provincial de Datos Genéticos Vinculados a Delitos contra la Integridad Sexual. El mismo tiene como objetivo “facilitar el esclarecimiento de los hechos que sean objeto de una investigación judicial en materia penal vinculada a delitos contra la integridad sexual gracias al almacenamiento, la sistematización y la comparación de la información genética de individuos condenados”.





Comentarios