La jueza María Carolina Castagno escuchó este miércoles a los representantes legales de Dolores Etchevehere y de sus hermanos, y definirá mañana si corresponde otorgar la apelación sobre el fallo de primera instancia que rechazó el desalojo del campo "Casa Nueva" por considerar que la sucesión no está concluida.

La jueza Castagno comunicó hoy que mañana a las 10 dará a conocer su decisión.

A las 9 de la mañana de este miércoles, en los tribunales de la ciudad de Paraná, comenzó audiencia de apelación en el caso de la ocupación de tierras de la familia Etchevehere en el campo Casa Nueva en la localidad entrerriana de Santa Elena.

La Vocal del Tribunal de Juicios y Apelaciones de Paraná, María Carolina Castagno encabezó la audiencia que busca resolver el recurso de apelación presentado por el fiscal Oscar Sobko y la fiscal María Constanza Bessa para restituir el campo Casa Nueva, dando lugar al desalojo de Dolores Etchevehere y los integrantes del Proyecto Artigas.

Participaron el abogado de Dolores Etchevehere, que aseguró que su defendida estuvo durante años “bajo extorsión”, de sus hermanos.

Comenzó la audiencia judicial en el conflicto de la familia Etchevehere (Clarín)

“Entendemos la toma como ilegítima e ilegal”, señaló el fiscal Oscar Sobko durante su discurso y relató que los trabajadores el campo que debían realizar la siembra “no pudieron ingresar por miedo” ante la toma.

Según detalló TN, Sobko solicitó “reafirmar la vigencia de la Constitución Nacional” y “recuperar u obtener la paz perdida en este caso”. Así mismo aclaró que no está en debate que Dolores sea heredera, pero si que no contó con la autorización de del máximo órgano de gobierno de la Sociedad Anónima Las Margaritas S.A., y que al no tenerla, se extralimitó

“No vamos a discutir el carácter de heredera, o si este convenio fue firmado bajo presión. Sí importa que al firmar el convenio da cuenta del conocimiento limitado que tiene (Dolores), que es el 12,5%. Si ella pretendía los lotes que se le dan, debió pedir la partición. No tenía ningún tipo de obstáculo”, dijo la fiscal María Constanza Bessa.

Comenzó la audiencia judicial en el conflicto de la familia Etchevehere (Clarín)

Luego de los argumentos que presentaron los fiscales, Rubén Pagliotto, abogado de los Etchevehere, reiteró el pedido de desalojo y aseguró que el caso funcionará como “caso espejo”.

La magistrada puede optar por disponer el desalojo y rechazar la apelación de pleno u ordenar al Juzgado de Garantías de La Paz que revise el rechazo a la cautelar.

Detalles de los hechos

El fiscal Oscar Sobko, en su presentación durante la audiencia, narró los hechos que ocurrieron desde el 15 de octubre cuando fueron anoticiados de que "un grupo de 40 personas" ingresaron al casco del campo Casa Nueva. "Efectivamente hay una usurpación", indicó.

Sobko explicó que "una vez en el interior de la estancia, Dolores Etchevehere junto a otras personas, se dirigieron a la empleada Ramona Rodríguez exigiendo las llaves de la puerta de ingreso; ante su negativa ingresaron y tomaron otro grupo de llaves que estaban en el interior, habitaron esas instalaciones hasta el día de la fecha, además de realizar trabajos en la tierra". El fiscal narró además que los ocupantes comunicaron a los trabajadores los lugares a los que no podían ir. "Tal conducta encuadra en el delito por el Artículo 181 del Código Penal de usurpación y resulta atribuible a Dolores Etchevehere", señaló.

El fiscal resaltó la "violencia sobre las personas" por parte de Dolores y otros integrantes del Proyecto Artigas. "No se trata de lesiones físicas sino la intimidación. A Ramona le dicen que le den las llaves sino que en 30 minutos se iba. Una vez que Dolores ingresa le dice a los empleados que van a recibir el triple de lo que reciben pero que deben seguir sus órdenes".