Los padres del jugador de beach volley nunca viajaron en avión y hacía más de 10 años que no acompañaban a su hijo en un torneo.


Los Juegos Panamericanos de Lima ya están en marcha y un entrerriano arrancó con el pie derecho: Julián Azaad junto a Nicolás Capogrosso ganaron en el arranque de la actividad de beach volley. Este triunfo tuvo un sabor especial porque el oriundo de Cerrito lo disfrutó junto a sus padres.

Corina y Mario siempre apoyaron a Julián en su carrera pero nunca lo había acompañado en sus competencias fuera del país, por eso la alegría por el primer triunfo en Lima tuvo un sabor especial para la familia Azaad.

“Mi viejos nunca viajaron a un torneo afuera. Sí fueron a Uruguay y en Argentina siempre que pudieron me siguieron, pero en auto“, detalló el deportista de 28 años a TyC Sports y remarcó que “nunca se animaron al avión”.

Los padres junto a Julián Azaad y Nicolás Capogrosso.

Este viaje fue una sorpresa que Julián armó para sus padres y así agradecerle todo lo que hicieron por él y su carrera deportiva. “Decidí para este torneo por la importancia que tiene hacerles un regalo, de alguna manera ellos son protagonistas porque te van guiando desde chico en la forma de ser, en la decisiones, que después decanta en la carrera deportiva de uno”, sostuvo.

Pero la primera respuesta no fue la esperada por el deportista ya que lo retaron: “No me creían. Y me retaron por el gasto“, dijo y aclaró: “Ellos siempre fueron de no gastar plata para ellos, de estar pendientes de mi hermano y de mí”.

“Es un mínimo de lo que merecen. Merecen muchísimo más que unos pasajes a un torneo. Y para mí también es una alegría”, remarcó Azaad que confesó que a los 15 años les pidió “que por favor no vayan más” a los torneos.

Al mismo tiempo aclaró que lo hizo porque le gustaba “arreglarse solo”. “No quería que estén encima mío y quería aprender a manejarme solo. Y fue un poco loco, me salió hace poco la decisión de pagarle los pasajes”.




Comentarios