La Ordenanza señala que los resultados de la utilización de pirotecnia sonora son de probadas consecuencias nocivas para sectores de la población que por distintas razones se encuentran en mayor estado de vulnerabilidad.

A su vez, que los animales domésticos y silvestres sufren graves afecciones a raíz de la pirotecnia sonora que puede llevarlos incluso a la muerte. Esta medida busca mejorar la convivencia entre vecinos, así como también mejorar la relación con los animales domésticos y silvestres que se encuentran en la ciudad, buscando proteger la vida, la integridad física, y el medioambiente.

Por este motivo el Concejo Deliberante recuerda que está vigente la ordenanza que prohíbe la fabricación comercialización tenencia, uso, manipulación, depósito, circulación y transporte de elementos de pirotecnia con efecto audible o sonoro, cualquiera fuera su naturaleza y característica que se encuentran descriptos en Resolución 77/2005 del RENAR.