Ya son más de ocho horas que Adrián Villar mantiene de rehén al defensor oficial de Zapala, Pablo Méndez atado a una silla y retenido. El hombre realiza la acción en reclamo a que la Justicia revise su condena por abuso sexual contra una menor de edad.

A las primeras horas de este viernes, Villar ingresó a las oficinas del Poder Judicial, las mismas que funcionan en antiguas viviendas familiares, y donde la seguridad es muy mala. En este contexto, el hombre entró armado con un arma blanca y de esta manera mantuvo encerrado al funcionario.

El condenado tomó de rehén a su defensor oficial. Foto: Gentileza / Zapala Noticias

A través de una ventana de la oficina, el hombre confesó que su pedido es que se le vuelva a hacer una nueva cámara Gesell a la víctima, para constatar su inocencia. Sin embargo, hasta este momento el hombre actúa bajo la violencia para resolver un caso de “injusticia” según él.

Además, se sabe que el hombre actúa en compañía a una mujer que lo estaría ayudando y que también estaría dentro de la oficina junto al agresor y a Méndez. No obstante, se desconoce la identidad de la tercera persona y si está ahí por voluntad propia.

En las declaraciones que dio el hombre a los medios locales que fueron informados sobre el suceso, el agresor sostuvo que él tiene los conocimientos como para matar a alguien, y que a su vez, también está dispuesto a ir preso por estos delitos que ya está cometiendo, serían privación ilegal de la libertad y coacción agravada, pero no por el abuso sexual, por el cual fue declarado responsable el jueves.

Debido a la magnitud del caso, el fiscal general José Gerez y el defensor general subrogante, Raúl Caferra, viajaron a Zapala para seguir las negociaciones desde el lugar.

Por su parte, el hombre fue declarado responsable de abusar de una menor de edad que hoy día tiene 18 años, pero los actos habrían sucedido entre los año 2013 y 2016, aprovechando la situación de convivencia preexistente y ser encargado de su cuidado.