La violencia en el fútbol infantil volvió al centro de la escena este martes en la Neuquén Cup, cuando jugadores de la categoría 2003 y padres de los clubes Alianza y Rivadavia protagonizaron una batalla campal totalmente repudiable.

Según el relato de Omar Vielma, entrenador de Rivadavia, "yo estaba en la tribuna mirando el partido, y por un mal arbitraje empezaron a calentarse los ánimos. Terminado el partido hubo un tole tole".

"Lo que tratamos de inculcar a los chicos es jugar al fútbol, si bien lo pueden hacer con pasión nunca con violencia", manifestó Vielma, y luego agregó: "Tenemos que seguir trabajando en esto y somos los adultos los responsables de llevar esto a otro nivel y que se comprenda que es deporte".

Mirá el video de la pelea