En horas de esta mañana, una alumna de 14 años del Departamento de Aplicación Docente (DAD) dependiente de la UNCuyo, cayó desde el segundo piso del establecimiento y golpeó contra un entrepiso.

//Mirá también: Asaltaron una agencia de autos en Godoy Cruz y ataron a los empleados

La fiscal de homicidios Andrea Lazo investiga las circunstancias del incidente. La menor sufrió una caida de unos 4,5 metros.

Los alumnos y el personal educativo del DAD se vieron conmocionados cuando se enteraron del hecho. Las autoridades judiciales investigan si la adolescente tuvo la voluntad de arrojarse al vacío, o si se produjo algún tipo de accidente.

La adolescente fue trasladada y quedó internada en el Hospital del Carmen y tendría traumatismo de cráneo y se aguarda su evolución, aunque algunas fuentes consultadas aseguran que se encontraba “lúcida y estable”.

Pese a que se ignoran aún las circunstancias de la caída, los centros de estudiantes de algunos colegios de la UNCuyo están pidiendo “suspensión de clases” y denuncian que ocurrió un hecho similar la semana pasada en el Magisterio lo que fue confirmado por las autoridades.

En su cuenta de Instagram el Centro de Estudiantes del Magisterio denunció que el caso de esta mañana del DAD habría sido el segundo, a la vez que afirman, que el otro caso ocurrió en su colegio.

La secretaria académica de los colegios de la UNCuyo, María Ana Barrozo justificó el hecho de mantener la actividad en el colegio “En primer término, creemos que el mejor lugar de contención es el propio establecimiento. Segundo, muchos chicos que se movilizan en transporte público de pasajeros ya habían salido hacia el colegio...”

//Mirá también: Prisión perpetua para el acusado de asesinar al ex futbolista Diego Mosca

Barrozo confirmó los dos incidentes y explicó que “todo el tiempo estamos interviniendo en la salud mental de los alumnos de los colegios y que los incidentes aceleraron planes de capacitación y de conversación y reflexión con los alumnos y docentes, que ya estaban planificados”.

Finalmente la funcionaria académica destacó que “la vuelta a las clases presenciales tuvo un impacto emocional muy fuerte en los chicos y que todo el tiempo han tenido que absorber cambios. A partir de la presencialidad, hubo que asumir cambios en las emociones y emocionalidades...”, afirmó.