En el año 2014, Franco Sance (27) sufrió un accidente de tránsito en dónde se le produjo una lesión en el brazo izquierdo, como consecuencia tuvo la pérdida total del mismo.

Franco le contó a Vía Mendoza que cuando iba en su moto pistera por el Corredor del Oeste, en Godoy Cruz, una señora avanzó con su auto hacia el Corredor y el choque fue inevitable.

“Se me puso el cuerpo duro y no podía moverme, sentí un hormigueo por todo el cuerpo. Mi brazo izquierdo perdió la movilidad y prácticamente me dijeron que con suerte iba a poder caminar, que me olvidara de los deportes” contó.

Franco Sance.

Los primeros tres años fueron muy duros, tuvo que comenzar con fisioterapia, sobretodo para no perder movilidad en otras zonas.

“Después de un largo tiempo de recuperación y aceptación, empece a hacer un poco de actividad física, y noté una mejoría en el equilibrio y una disminuición en los dolores” agregó.

A medida que fue mejorando, se fue involucrando cada vez más en el deporte y le surgió la idea de volver a andar en bicicleta, primero circulaba por las calles y luego se animó a meterse en la montaña. Y como si eso no fuera poco, Franco comenzó a esquiar para divertirse y seguir pasando el tiempo con sus amigos.

“Al principio parecía imposible, pero con un fuerte entrenamiento en el gimnasio, pude lograr el equilibrio y estabilidad y la resistencia necesaria para poder realizarlo casi de manera natural”.

Franco Sance.

Después de 5 años le volvió el sueño de subirse a una moto, el deporte que más le gusta. Tuvo que realizar mucho ejercicio físico, realizar travesías y andadas, pero con el apoyo de su familia y sus amigos lo pudo lograr. Con una faja especial se sujeta el brazo izquierdo al cuerpo y con la mano derecha acelera, frena y acciona el embrague de su moto.

Franco Sance.