Un proyecto de la Asociación Viñateros de Mendoza (AVM) destinado al apoyo concreto de los pequeños productores vitivinícolas que tienen problemas dominiales con sus terrenos, recibió un aporte no reembolsable a través del Programa de Competitividad de Economías Regionales, el Ministerio de Desarrollo Productivo de la Nación.

//Mirá también: Vaquié: “Con Mendoza Activa impulsamos la reactivación económica”

El proyecto subsidiado está destinado a solucionar una vieja demanda del sector y consiste en relevar e identificar a los pequeños productores que tienen limitaciones para poder acceder a financiamientos, subsidios e innovaciones tecnológicas.

La experiencia comenzará en el departamento de San Rafael, pero se intentará desarrollarse al resto de los Oasis de la Provincia.

Durante una reunión virtual en la que participó Eduardo Córdoba, presidente de AVM con el ministro de Desarrollo Productivo Matías Kulfas y el secretario de la Secretaría de la Pequeña y Mediana Empresa, Guillermo Merediz se realizó el anuncio de los proyectos productivos que fueron seleccionados para participar del Programa de Competitividad de Economías Regionales (Procer).

“Estamos muy conforme por la selección de nuestro proyecto que impacta directamente en los viñateros del sur provincial. Fue un encuentro corto por el tiempo limitado de las reuniones virtuales pero muy positivo cuando se trata de un aporte no reembolsable para fortalecer la actividad vitícola que ha sido muy golpeada. Vamos a trabajar para ayudar a los actuales propietarios de fincas a regularizar sus dominios de propiedad y cualquier otro inconveniente que les dificulte el acceso a créditos. Con eso, los viñateros, podrán recibir ayudas y beneficios por parte del Estado”, aseguró Córdoba.

Por su parte el ministro Kulfas destacó que “queremos tener canales bien aceitados para que la política productiva sea realmente federal, para que desde su lugar las PyMEs cuenten con todo el apoyo institucional, financiero, técnico y puedan desarrollar sus negocios y crear mucho empleo.

El proyecto subsidiado

El proyecto surgió al observar la importante atomización de los viñedos, generada durante el periodo 2010-2019, haciendo cada vez más difícil al productor cubrir los costos fijos dada la constante descapitalización. También se observó hasta dos generaciones trabajando sin poder resolver los problemas de dominio de sus inmuebles.

Los altos costos, la escasa rentabilidad, junto a los problemas de dominio, restringen la posibilidad de acceder a financiamientos o subsidios que contribuyan a incorporar tecnología tendiente a mejorar la productividad, así como innovaciones para aumentar el valor agregado en origen.

//Mirá también: Los mendocinos tendrán reducciones de entre 30 y 50% en la tarifa de gas

El proyecto contó con el apoyo de la Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar) quien brindó sus profesionales a fin de trabajar junto al equipo técnico de AVM y poder llevar adelante el abordaje de las problemáticas antes enunciadas.

Córdoba, destacó que “el financiamiento otorgado servirá para realizar un relevamiento y poner a disposición del productor, todo tipo de asesoramiento profesional en los rubros contables, jurídicos, agronómicos, administradores de empresa, formulación de proyectos, para solucionar sos problemas dominiales”.

Finalmente destacó que “una vez realizado el relevamiento se afianzarán acuerdos que favorezcan a los pequeños viñateros en el ejercicio de trámites normales tendientes a superar estas limitaciones que inciden en las posibilidades de acceso a financiamiento e innovaciones tecnológicas”.