Reiniciar es un proyecto creado por los mendocinos Ignacio Fernández y Alejandro D’Elia que propone generar un espacio de trabajo digno en las cárceles de Mendoza. En el proceso las personas que están privadas de libertad aprenden sobre conciencia ambiental.

//Mira también Mendoza supera niveles de reservas históricas para este fin de semana extra largo

La iniciativa surgió en respuesta a la falta de trabajo digno en las cárceles de la provincia. El fin es que las personas que están privadas de libertad puedan tener una oportunidad de crecimiento personal. “La segunda oportunidad es, para algunos, la única oportunidad”, expresan en una de las publicaciones de las redes de la organización.

Los creadores armaron el proyecto en conjunto con el fin de poder brindarles una buena oportunidad laboral y que genere conciencia ambiental en las penitenciarias de la provincia. El plan fue propuesto a varias empresas de Mendoza con el fin de que les proporcionen elementos para poder realizar su trabajo.

En respuesta a esta solicitud recibieron telas de cortinas y banners en desuso de la vía pública. De allí, fabrican bolsas reutilizables y recicladas para importantes supermercados y tiendas de ropa del centro mendocino.

//Mira también Patinaje Artístico: Valentina Campanella entrena con el objetivo puesto en el torneo Sudamericano

Trabajo que crean desde el proyecto "Reiniciar". Bolsas reutilizables para comercializar.

“Trabajamos con el fin de generar triple impacto -social, económico y ambiental- también buscamos el concepto de las 4R (reducir, reciclar, reutilizar y reinsertar) en el trabajo que realizamos”, comentó Ignacio Fernández a Vía Mendoza.

Desde la organización trabajan con la cárcel de San Felipe y la penitenciaria ubicada en calle Boulogne Sur Mer. “Entendemos que la re inserción laboral después de salir de la cárcel es producto de la cultura y el trabajo. Por ello, emprendimos el proyecto y para ayudar a que las personas no vuelvan a reincidir”, indicaron.

Con un espíritu emprendedor trabajan para que el consejo deliberante de la Ciudad de Mendoza pueda donarles lona para crear sus productos y poder comercializarlos posteriormente.

El proyecto surge con el apoyo de las Unidades de Producción Penitenciaria de los establecimiento con los que trabajan. Gracias a ello, tienen un espacio donde trabajar dentro del edificio.