La próxima semana un decreto del gobernador Rodolfo Suarez pondrá fin a la revisión de las paritarias con los gremios estatales. Salvo ATE que aceptó la propuesta salarial a última hora de hoy, Roberto Macho aseguró que puso a votación la propuesta y el 76% de los afiliados la aceptaron.

//Mirá también: Productores del Valle de Uco participarán de una protesta nacional del agro

Tras las negociaciones los sindicatos estatales que no aceptaron se movilizarán, mientras que la Asociación de Trabajadores del Estado y Unión Personal Civil de la Nación (UPCN), que representan a empleados de Salud, Administración central y otras reparticiones del Ejecutivo, ya dieron el visto bueno.

La propuesta aceptada significa que al acuerdo inicial del 20% en tres tramos y el bono de $54.000 a pagar en 12 meses, se le adicionaron 9 puntos. Es decir, que el aumento anual (aún falta otra revisión en noviembre) es del 29% más el bono, lo cual impacta muy fuerte en los bolsillos de quienes ganan menos, y a la inversa, en los sueldos más abultados.

La oferta fue calificada como “insultante” por parte de la Asociación Mendocina de Profesionales de la Salud (Ampros), la Asociación del Personal de los Organismos de Control (Apoc), el Sindicato de Trabajadores Estatales Autoconvocados (Sitea), la Asociación Gremial de Empleados y Funcionarios del Poder Judicial, Fadiunc (docentes universitarios) y el Sindicato Unido de Trabajadores de la Educación (SUTE) que no parita porque fue el único gremio que no firmó el acuerdo y recibió aumento por decreto.

Todos ratificaron la movilización para este 9 de julio en San Martín y Peatonal en el centro mendocino.

Desde el Gobierno aseguran que la oferta implica un incremento promedio del 35% para los sueldos medios de las y los empleados estatales de la Provincia, en el marco de un contexto de pandemia y una fuerte retracción de los ingresos públicos. De acuerdo a los cálculos que manejan, un 52% de los empleados públicos, incluido el sector de la salud, tendrán un aumento total arriba del 42%.

De acuerdo a los cálculos oficiales, un trabajador que cobraba 40 mil pesos en diciembre del año pasado, en diciembre de este año estará percibiendo 57.600 pesos, lo que representa un incremento de 44%.

Si se analiza en un sueldo que en diciembre 2020 ascendía a 100 mil pesos, el haber al mismo mes de este año llegaría a 135.000 pesos, es decir 35% de incremento en el año.

La diferencia radica en el impacto del bono, que se cobra mensualmente y que en las cuentas gremiales no se tiene en cuenta. Y en el Poder Ejecutivo lo consideran y resaltan que esas sumas permiten un incremento muy alto (en algunos casos por arriba del 40%) en los sueldos más bajos al ser una suma fija. Lo contrario sucede en los salarios más altos, este porcentaje es menor.

Para Ampros la situación es tremenda

Según María Isabel del Pópolo, secretaria general del gremio de la salud, “cuando hablan del 29% de aumento, no se refieren al acumulativo. El 7% de marzo, ahora el 12% propuesto ahora y el 10% subsiguiente, han ido por el básico que no dieron en 2020. Para nosotros es tremenda esta situación: a los profesionales les han dado 15 días de vacaciones. Están agotados, al lado de la cama del enfermo”.

Por su parte, César Llano, de Judiciales, indicó que “mientras los magistrados pactaron 21% de incremento, los trabajadores que pusieron todas las herramientas a su disposición para hacer trabajo desde sus domicilios, no percibieron aumento. En una situación tan grave, se le animan con quien está en primera línea”.

Patricia Irrutia, de la Asociación de Trabajadores de la Sanidad (ATSA) indicaron que como no firmaron el acuerdo “no nos convocaron” por lo que “la situación es la misma que con el SUTE”. Agregó también que “por lo que hemos visto en las planillas el aumento no es del 45%, es menos, por eso la movida de mañana viernes”.

División sindical

Mientras algunos gremios estatales se reunieron esta mañana para criticar al Gobierno porque “el incremento no es acumulativo”, hubo ausencias que despertaron suspicacias.

Roberto Macho, titular de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), no estuvo en el anuncio de las medidas de fuerza. A última hora de este jueves, el titular de ATE salió a anunciar que había sometido a votación la propuesta del Gobierno y que fue aceptada por 76% de los afiliados que votaron en toda la provincia.

//Mirá también: A fin de año se realizarán las pruebas Aprender en Mendoza

El gremialista es mirado de reojo por sus pares, luego de que fuera uno de los primeros en abrochar el aumento en diciembre del año pasado.

Por otra parte el Gobierno provincial ya busca darle un corte al conflicto, mientras busca acordar con algunos ya prepara el decreto para darles aumentos a los que no firmen. La semana que viene se terminará de finiquitar y se volverá a discutir, nuevamente, en noviembre.

Movilización a las 10

En la conferencia de prensa que brindaron referentes sindicales en la sede Ampros, se ratificó una concentración a las 10 en San Martín y Garibaldi de la Ciudad de Mendoza. El motivo es la disconformidad por la oferta salarial que ha hecho el Gobierno.

“Hablan de un 29% y es mentira porque no es acumulativo sino que cada aumento ha sido sobre el básico del 2020 donde no tuvimos incremento. Eso reduce el 29% y para nosotros es un 14,6% real de aumento”, cirticó María Isabel Del Pópolo, titular de Ampros. Fuente Los Andes