Desde el Gobierno de Mendoza aguardan el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) del presidente Alberto Fernández para decidir qué restricciones aplicará en la provincia. Entre las medidas que evalúa el gobernador Rodolfo Suarez están las salidas por terminación del DNI y podrían suspender las reuniones sociales en domicilios particulares.

//Mirá también: Las salas Covid del Hospital Saporiti están ocupadas al 100%

Este viernes el Presidente daría a conocer las nuevas medidas y se espera que, al igual que la vez anterior, haga una recomendación a los gobernadores. En esta ocasión tendría la adhesión de más provincias por el aumento de casos positivos en todo el país.

La situación epidemiológica “es estable” en toda la provincia, según indicaron fuentes oficiales de Gobierno a Los Andes. En tanto que con excepción de General Alvear, donde encontraron varios casos de la cepa Manaos.

En las últimas dos semanas se evidencia un ascenso de casos estabilizado, es decir en una meseta alta. Así, la razón de crecimiento de casos al 28 de abril era de 1,2 justamente el límite para pasar de un nivel de transmisión medio a uno alto (o zona roja como se la ha denominado).

Esto implica un incremento de 20% entre estos dos períodos. A partir de 1,21 se pasa a este último. Eso da cierta tranquilidad luego de haber estado en ese lugar las semanas previas.

//Mirá también: Vacunación en Mendoza: cómo sacar el Índice de Masa Corporal para la obesidad

Otro de los indicadores es el de incidencia de casos cada 100 mil habitantes. Las dos últimas semanas el registro mendocino fue de 594,3 y en ese plano está a pleno en zona roja o de alta transmisión ya que se pasa a ese nivel a partir de 150.

El escenario en terreno parece más complicado. Con una ocupación de camas críticas en torno al 92% en el Gran Mendoza, se advierten dificultades para conseguir una cuando hay que ingresar un paciente. Los servicios de emergencia aseguran que se triplicaron los llamados las últimas semanas, que el 80% son por Covid y que a veces demoran hasta cuatro horas en conseguir un lugar.

*Este texto fue publicado originalmente por Los Andes. Se reproduce aquí con la autorización correspondiente.