Este domingo, en el inicio de la 26ª Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático que se celebrará en Glasgow (Escocia), el Servicio Meteorológico Nacional presentará un reporte preliminar de la situación climatológica en Argentina; análisis que comprende las principales conclusiones del período comprendido entre enero y septiembre de 2021.

//Mirá también: ¿Alcanza para aliviar el verano? En un año crítico, así se ve nevado el Cordón del Plata en pleno octubre.

En términos generales, las conclusiones son preocupantes a nivel nacional, sobre todo si se tiene en cuenta que -hasta el momento- el 2021 se posiciona como el séptimo año más caliente desde 1961 en todo el país. El detalle es que, al analizar mes a mes, septiembre de este año se posiciona como el segundo más cálido en todo el país de los últimos 60 años. También se evidencian como preocupantes los resultados en lo referido a la sequía. En ese sentido, este año se ubica como el octavo más seco, también desde 1961; mientras que el río Paraná experimentó una bajante histórica sin precedentes desde 1944.

En todo el país, 2021 se ubica como el séptimo año más caluroso de los últimos 60 años. Foto: Archivo Los Andes.

De hecho, entre enero y septiembre la temperatura a nivel país fue -en promedio- 0,5º más alta de lo que se observó en el período comprendido entre 1981 y 2010. Esta realidad ubica al 2021 como el séptimo año más cálido, también desde 1961.

Este reporte sobre el que se ahondará en la conferencia COP26 tiene en cuenta y evalúa las condiciones climáticas que afectaron a la Argentina desde que comenzó el año, además de compararlas con las mediciones que el SMN efectúa desde hace 150 años.

El 2021 preocupante en Mendoza

Entre las principales conclusiones a las que se ha llegado en este informe preliminar sobre 2021 (se considera preliminar ya que el corte incluye hasta septiembre), la situación en Mendoza grafica algunos aspectos preocupantes.

La situación de sequía que se ha declarado desde hace años en algunas regiones de Cuyo (norte de Mendoza y San Juan) se ha agravado en lo que va del año en la zonda de la cordillera central. Las causas de este agravamiento están directamente vinculadas a la falta de nevadas en invierno.

Esta realidad se condice con la situación general en todo el territorio argentino. En ese sentido, las lluvias entre enero y septiembre fueron inferiores a nivel país, y el principal resentimiento se evidenció en el oeste y sur de la Patagonia y al noreste del país.

La radicación ultravioleta (consecuencia de la ampliación del agujero del ozono) es más alta en Mendoza que el año pasado, uno de los peores de las últimas décadas. Foto: Archivo Los Andes.

Otra de las conclusiones del informe general en las que se ha observado un protagonismo principal (aunque preocupante) de Mendoza tiene que ver en el inicio y la evolución del agujero de ozono. En ese sentido, la radiación ultravioleta en la provincia ha sido levemente superior a la de 2020. Si se tiene en cuenta que el año pasado se observó uno de los agujeros más profundos y persistentes desde 1979, es algo por demás alarmante.

También en la Antártida

El calentamiento global también se ha evidenciado y dejado sus consecuencias en las bases antárticas argentinas. En ese sentido, 5 de las 6 estaciones han tenido un predominio de temperaturas por encima del promedio.

//Mirá también: Clima en Mendoza: octubre llega a su fin con un alivio en cuanto al calor, pero hay alerta por tormentas y granizo.

”El Servicio Meteorológico Nacional, como organismo del sistema científico tecnológico argentino, cumple con la doble misión de ofrecer la información robusta, de calidad y continuada en el tiempo que nos permite conocer el clima actual y su evolución en las últimas décadas. Y además, con ese conocimiento, se pueden elaborar estrategias para adaptarnos. En ese sentido, una forma de adaptación es generar sistemas de alerta y así ayudar a la población y a los sectores productivos a estar mejor preparados ante las contingencias que generan los eventos extremos que se han hecho más frecuentes como resultado del cambio climático”, destacó la directora del SMN, Celeste Saulo.