Gracias a la predilección por los parajes naturales, entre mendocinos y visitantes de otras provincias sostienen reservas de hasta el 100%. El Valle de Uco y algunos espejos de agua del Sur de la provincia son los destinos más elegidos. Por lo que se ve el arranque de este fin de semana extra largo, el último de este 2020, resulta positivo para algunos operadores turísticos que lo esperaban con ansiedad.

Desde el ministerio de Turismo, los datos preliminares del Observatorio a su cargo muestran también la contracara. En las áreas urbanas, como la Ciudad de Mendoza y también la de San Rafael no experimentan ese nivel de afluencia, de hecho las reservas van de entre 25 y 30% según el caso.

“La composición de las reservas es muy dispar, teniendo en cuenta que la ocupación disponible es del 75% según el factor distanciamiento que fija el protocolo. Dentro de ese porcentaje, los turistas eligieron los destinos naturales por sobre las ciudades: lugares como Uspallata, Cacheuta, Valle de Uco y Valle Grande registran un 80% y picos de hasta el 100%”, indicaron desde Turismo.

Por lo dicho, los hoteles no son un téster genuino esta vez. Sí los complejos de cabañas propios de esos parajes, y aunque empezó a aplicarse un límite de hasta 10 personas desde esta semana (entre grupos de amigos y sin la exigencia de convivientes), los operadores no creen que su impacto pueda medirse a lo largo de este fin de semana, según publicó Sitio Andino.

Esperan datos de ingresos

Por indicación de la ministra Mariana Juri, el Observatorio estará full time hasta el martes, con la instrucción de chequear el flujo de turistas, su origen y el nivel de prestación de servicios. Para Mariano Alguacil, director de Desarrollo Turístico, además de los datos preliminares “ahora estamos chequeando cómo se comportaron, es decir, si todos los turistas que habían reservado efectivamente ocuparon las plazas, aunque las “caídas” no suelen modificar demasiado el porcentaje”.

Mañana domingo se darán a conocer las primeras cifras de ingresos de viajeros de otras provincias. El otro dato es la composición de los grupos de visitantes, independientemente del nivel de gasto que recién se conocería entrada la próxima semana.

Dentro de la torta, tampoco habrá una cuota, como en otros momentos, de turistas extranjeros. Es que la llegada de chilenos, en virtud de las condiciones exigidas (visitas a familiares, entre otros requisitos) todavía no es una realidad palpable. Fuente Sitio Andino