Con el fin de autoevaluar la sostenibilidad vitivinícola del país, la Universidad Nacional de Cuyo, a pedido de la Corporación Vitivinícola Argentina (COVIAR), desarrolló una guía para quienes forman parte de la industria madre mendocina. Por ello, esta guía la pueden usar gran parte de los productores vitivinícolas para no solo ser sustentables, sino también incorporar responsabilidad social.

//Mira también: Un bar mendocino está entre los primeros proyectos sostenibles de Latinoamérica

Las indicaciones creadas se basan en indicadores para cada tipo y tamaño de organización. La guía se basa en cinco principios de sostenibilidad :

  • Un enfoque sostenible que integra los aspectos ambientales, sociales y económicos,
  • La vitivinicultura sostenible respeta el ambiente;
  • La vitivinicultura sostenible es sensible a los aspectos sociales y culturales;
  • La vitivinicultura sostenible pretende mantener la viabilidad económica;
  • Las iniciativas sostenibles requieren de una planificación y una evaluación.
Bodega Mendocina- Imagen de archivo Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes Orlando Pelichotti | Orlando Pelichotti

Este material se consolidó en el marco de un convenio con la UNCuyo a través de la Maestría en Responsabilidad Social y Desarrollo Sostenible (MRS) de las facultades de Ciencias Agrarias y de Ciencias Económicas.

Para entender la importancia de este trabajo, Vía Mendoza habló con Osvaldo Boby, director de la maestría, quien explicó: “Creamos esta guía para que todas las personas puedan acceder a obtener una certificación sin tener que ser socios de ninguna organización”.

// Mira también : Paro vitivinícola: denuncian despedidos de empleados en bodegas del Valle de Uco

Por otro lado, señaló las diferencias que tiene respecto a las otras guías mundiales existentes. “Nos basamos en protocolos vigentes de California, pero ampliamos el espectro basándonos en cuestiones sociales, de equidad y ética, no sólo en lo económico”, aclaró.

Boby también añadió que “es un protocolo que está disponible para todo el mundo, desde pequeñas organizaciones hasta gigantes corporaciones vitivinícolas”. Apuntó que a diferencia de otros protocolos, no discriminan a ninguna organización productora. “Para quienes recién comienzan tienen que comprender que es un proceso y siguiendo esta guía su crecimiento será rápido y sostenido”, finalizó.