El Ministerio de Seguridad de Mendoza cuenta con la División VANT (Vehículos Aéreos No Tripulados) para eficientizar los recursos y mejorar los resultados en los operativos policiales. Actualmente hay 5 drones y 8 pilotos que prestan servicio en esa área, y próximamente capacitarán a 5 pilotos más.

Enrique Picón, director de VANT explicó: “Estamos de guardia las 24 horas, por lo que los drones son utilizados en procedimientos antidrogas, patrullajes viales o de seguridad, como en el cerro Arco, y también en la búsqueda o rescate de personas”.

El director contó que “hace poco participamos de un operativo en el que un hombre se había ido de su casa. A las 3 de la mañana lo encontramos dormido en una finca, a la intemperie. Con el dron pudimos localizarlo y salvarle la vida porque, con la temperatura que había esa madrugada, era posible que le diera hipotermia”.

Además, se refirió a un episodio en el que una persona quiso suicidarse. Con el dron hicieron un reconocimiento del lugar, “lo que hizo que el Grupo Especial de Seguridad cambiara su estrategia en el abordaje de la situación; porque desde el ángulo en el que estaban no se apreciaba una caída de 3 metros”, amplió.

La Policía de Mendoza usa drones para sus operativos de seguridad. División VANT (Vehículos Aéreos No Tripulados). Foto: www.mendoza.gov.ar

Desde la División VANT trabajan para que los procedimientos puedan ser seguidos desde cualquier oficina relacionada: se conecta la consola a una computadora a través de un cable HDMI y, con un enlace, el funcionario puede seguir el operativo en vivo y dar instrucciones.

Asimismo, informó que “los pilotos tienen un simulador para practicar los vuelos y las destrezas necesarias, lo que facilita la actualización en el manejo” del vehículo aéreo.

Características de los vehículos no tripulados y capacitación a los pilotos

El personal que opera los drones debe recibir capacitación en Córdoba o Buenos Aires porque en Mendoza no hay instructores. Finalmente, se rinde en la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), órgano que regula toda la actividad aérea de Argentina.

Desde ANAC indican que el piloto a distancia es el responsable de su conducción y maniobra, por lo que son responsables de las operaciones policiales “incluyendo la responsabilidad por los daños y perjuicios que puedan provocar a terceros durante sus operaciones”.

Por esas razones, además del piloto hay un observador, quien tiene el trabajo de cuidar el vuelo: verifica que no haya una persona, un cable o un árbol en el trayecto; que la pista esté en condiciones y despejada para que el piloto accione tranquilamente.

Los drones que tiene a disposición la División VANT son Matrice 210 y Mavic 2 Enterprise: “ambos tienen buena visibilidad, cámara térmica para la noche y cámara dual para el día que permite trabajar a larga distancia”, explicó Picón.

Tienen un rango de alcance de 5 a 10 kilómetros y a 6 mil metros de altura sobre el nivel del mar, además de zoom x 32 digital. Están equipados por balizas, reflectores y parlante que permite la grabación de mensajes. El tiempo de vuelo es de 30 minutos aproximadamente y la transmisión es HD.

Control y requisitos para volar drones en Argentina

VANT se rige por las normas implementadas por la ANAC y tiene el poder de controlar la tenencia y uso debido de los vehículos aéreos no tripulados en Mendoza.

La policía de Mendoza usa drones para sus operativos de seguridad. Foto: www.mendoza.gov.ar

La policía recibe las denuncias que haga cualquier habitante sobre un dron, ya que los propietarios deben cumplir ciertos requisitos para su posesión, como tener un seguro, permisos y registro en la ANAC.

Otro de los requerimientos es tener más de 18 años o estar acompañado y supervisado por un adulto responsable al momento de la operación.

Para operaciones con fines comerciales

-Solicitar ante la ANAC la autorización como miembro de la tripulación remota, mediante la aprobación de una evaluación teórico-práctica.

-Contar con un certificado de aptitud psicofisiológica.

-Contratar un seguro de responsabilidad por posibles daños a terceros durante la operación.

-Contar con un manual de operaciones y un sistema de gestión de riesgos adecuado para operar (según art. 14 Reglamento Provisional).

-Contar con una placa identificatoria inalterable fijada en su estructura.

-Está prohibido operarlos en zona de aeropuertos, aeródromos y helipuertos: se exige conservar una distancia de 5 km. respecto a las pistas. Además, se prohíbe en zonas densamente pobladas o sobre aglomeraciones de personas.

La operación del dron debe realizarse en un espacio aéreo segregado, a no menos de 30 metros de distancia en relación con personas o cosas ajenas a la operación, no más de 122 metros de altura y a partir de 10 metros en la vertical.

En el caso de querer operar en zonas limitadas, el piloto tiene que hacer un pedido especial ante la ANAC.