Hace un poco más de un año, una familia se preparaba ansiosamente para la llegada de su más nueva integrante. El 28 de agostó del 2020 llegó la hija menor de Soledad Bruno y Sergio Lucero, Roma. Sin embargo, la pequeña nació con una condición congénita llamada acondroplasia, más conocido como enanismo, lo que significó un cambio rotundo inesperado en sus vidas.

// Mira también: Una profe maipucina usa sus redes sociales para concientizar sobre las infancias y adolescencias libres y respetadas

A unos días de su primer cumpleaños, sus padres reflexionan sobre como la pequeña llegó para enseñarles mucho más que sobre cómo convivir con una persona con una discapacidad.

La historia de Roma

Soledad, la mamá de la pequeña, cursó un embarazo más que saludable con Roma. Fue programada una cesaría, ya que la bebé no había logrado acomodarse en el vientre correctamente para un parto natural. Fue en el momento del parto que los médicos descubren que Roma padecía de acondroplasia.

La verdad que en un principio fue una sorpresa para todos, desconocíamos hasta el nombre de la condición”, expresó Soledad a Vía Mendoza.

Soledad y Sergio junto a su hija, Roma.Gentileza.

La acondroplasia es un displasia ósea ocasionada por un trastorno genético y es la principal causa del enanismo. Es una condición sumamente rara, sucediendo en 1 de cada 25 mil nacimientos. Fue lo que los médicos le explicaron a los padres de Roma.

Es por esto que consideramos que somos unos privilegiados y bendecidos que Roma integre nuestra familia, es un desafío constante porque no dejamos de aprender y maravillarnos con su actitud ante la vida”, dijo la mamá mendocina.

A fines de julio, Roma fue operada de su columna, donde le realizaron una descompresión de su columna. Fue una operación de alta complejidad, que le permitiría tener una mejor calidad de vida. “Salió afortunadamente exitosa”, contó Sole.

Festejar la vida de Roma y todos

Su mamá cuenta que Roma disfruta mucho de ver a sus dibus.Gentileza.

En unos días Roma cumplirá su primer añito y sus padres reflexionaron sobre lo que significó la llegada de su vida a la de ellos. Señalan que esperan festejar con muchas ansías y amor, ya que quieren celebrar su vida y la de todos en familia.

Roma vino a enseñarnos que tenemos que valorar la salud, las posibilidades que tenemos, porque se necesita muy poco para ser feliz”, expresa Soledad. Ella detalla que su hija es una bebé feliz, sin importar sus complicaciones de salud, juega y “disfruta mucho de comer y ver sus dibus”.

// Mira también: Joven lasherina crea fanzines para reflejar la lucha de diversos colectivos sociales

“Ella vino a descomprimir y mostrarnos que la vida es linda con todo lo que se presenta, por más que no lo esperemos, que todo se puede, hasta lo que se cree imposible”, concluyó la mamá de Roma.