Seguimos atravesando la pandemia provocada por el coronavirus. Actualmente vivimos la segunda ola de contagios, marcada por cepas más peligrosas y salas de terapia intensiva llena de gente más joven.

// Mira también: Segunda ola: se duplicaron los días de internación

Frente a las cifras de Mendoza, algunos días más alarmantes que otras, la necesidad de extremar cuidados para mitigar los números de contagios está presente. Por eso, diferentes mujeres dialogaron con Vía Mendoza para enfatizar sobre la importancia de seguir con los cuidados sanitarios hoy más que nunca.

¿Y que tienen de especial estas personas que tienen la autoridad de pedir esto? Estas mujeres ocupan roles primordiales en nuestra sobrevivencia como sociedad de esta pandemia. Sus profesiones son servicios esenciales, expuestos en la primera linea de batalla desde el día uno.

Sus realidades

A diario estas mujeres son expuestas y arriesgan sus vidas para asegurar que nosotros podamos vivir la nuestra. Sus realidades están sumergidas en el cuidado y protección de las personas que están a nuestro alrededor. 5 mujeres fueron las que brindaron su voz y todas coincidieron que sus días diarios son complicados.

Carolina (docente) y Adriana (enfermera) trabajan con niños, quienes vieron su trabajo modificado frente a todos los protocolos sanitarios que se deben cumplir. Sus metas a diario son cumplir con sus objetivos, ya sea enseñar o brindar los tratamientos que necesitan.

“Trabajo con niños judicializados incapacitados. Las restricciones en cuanto a salud nos limita mucho en sus terapias por lo que se produce una meseta en sus tratamientos, los niños han sido afectados gravemente por el encierro lo que llevo a reorganizar todos los esquemas de trabajo”, explicó Adriana.

Sabrina es policía y sus turnos son largos y cansadores. La seguridad de la ciudadanía es su objetivo y hasta inclusive manifestó que sus cambios erráticos de trabajo muchas veces la afectan en su vida personal, una situación que se empeoró frente a la necesidad de cubrir compañeros que se han enfermado.

// Mira también: Abren la vacunación para mayores de 40 con otras comorbilidades: hipertensión y EPOC

Beatriz y Lorena son enfermeras de guardia, por lo que antes de cada turno debe resguardarse con todo su equipamiento para evitar contagiarse de sus pacientes. “Es un día a día con el máximo de los cuidados al vestirnos para entrar a los aislamiento y al salir de los mismos, es irse a casa con el miedo que si algo fallo en la colocación o retiro EPP (equipo de protección personal) podemos contagiarnos y a nuestras familias, como les ha pasado a muchos”, expresó Lorena.

Cada una de ellas a diario se ven envueltas del estrés que su trabajo implica, de las decisiones que deben tomar y del constante miedo del virus. Aún así, se animan a seguir cada día y aman lo que hacen. “Nuestro día a día es darlo todo lo mejor de nosotros mismo para poder salvar esos pacientes que en ese momento tan duro no pueden ni recibir una visita”, afirmó Lorena.

La necesidad de tomar conciencia

Fue unánime el reconocimiento de estas mujeres que no toda la población mendocina está midiendo la totalidad de la situación que atravesamos.

“La gente sabe lo que día a día está pasando con este virus y no toman conciencia”, manifestó Carolina. Ella hasta inclusive declaró que las escuelas no son los centros de contagio, sino que son los adultos los responsables de esparcir el virus. “Los niños son personitas súper responsables en esta pandemia. Tienen muchos más cuidado que los mayores”, expresó la docente.

Sabrina por su parte cree que las personas con mayores recursos son las que menos cuidados tienen: “Son los que tienen las posibilidades para viajar al exterior y viven en barrios cerrados y no se puede controlar”.

Tanto Lorena como Beatriz señalaron la necesidad del uso correcto del barbijo. “Me ha tocado ver que usan el barbijo en el mentón sin cubrir ni la boca ni la nariz”, dijo Lorena. Beatriz cree que gran parte de los contagios se deben a esta misma razón.

“El problema del contagio a contagio es la desobedencia. Es por eso que la gente se enferma”, expresó Beatriz, detallando que si la gente tan solo siguiera los cuidados recomendados, las cifras bajarían. Lorena se suma, expresando que “La gente cree que es una gripe más, dejaron de llevar su alcohol en gel o su jabón y botellita de agua para lavarse las manos”.

Recomendaciones de una enfermera del área covid-19

Frente a su realidad de tratar pacientes con coronavirus a diario, Lorena nos brindó algunas recomendaciones y palabras para tener en cuenta en este tiempo:

“Hay que practicar el distanciamiento social, manténte a 2 metros de otras personas cuando salís y evita reuniones en lugares cerrados. Mantené la higiene de las manos, lavándolas regularmente con agua y jabón o colocando alcohol en gel. Limpia periódicamente las superficies y los objetos que usas todos los días. Ventila todos los ambientes de tu casa y de los espacios de trabajo. Usa tapaboca y nariz o barbijo casero si tenés que salir de tu casa. Y lo más importante, cuidarse a uno mismo de contraer covid o cualquier otra enfermedad prevenible, es amor propio ,usar las medidas de prevención es amor al prójimo. Si te cuidas nos cuidas a todos”.