Desde las primeras horas de este jueves 31 de diciembre, último día del año, los estatales hicieron fila en la puerta de los cajeros del Banco Nación con la finalidad de poder cobrar sus sueldos.

Los empleados públicos esperaban desde las cuatro de la mañana para poder retirar el dinero, teniendo en cuenta la fecha en la que los cajeros se quedan sin dinero rápidamente.

Un problema de sistema complicó el depósito de los sueldos, pero los trabajadores públicos ya pudieron cobrar sus salarios previo a la fiesta de año nuevo.

Fue un problema de los sistemas que no respondieron. La acreditación debía verse reflejada entre las 3.30 y las 4 de la mañana”, indicó el titular de la Asociación Bancaria, Sergio Giménez, a diario El Sol.