El concejal Marcelo Megna destacó que el 80% del gasto municipal se destina al pago de salarios al personal, y presentó un proyecto para reducir la planta de empleados. Señaló que algunos cobran hasta $300 mil.

//Mirá también: Dos reconocidos periodistas rosarinos suenan fuerte como candidatos a concejal

El edil radical propuso la creación de un “Comité de Eficiencia Municipal”, encargado de controlar el nivel de gasto en recursos de la estructura administrativa de la ciudad. “Alrededor del 80% del gasto del municipio se destina a personal, el 10% a pagar deuda, y sólo el 10% restante en obras para los rosarinos”, enumeró.

Concejal Marcelo Megna. (Prensa Megna)Prensa Megna

“Con esos números se hace imposible pensar en cualquier solución importante en materia de seguridad, de proyectos, de salud o de modernización”, afirmó Megna, en base a datos aportados por la Fundación Apertura. Allí se destaca que el municipio paga en promedio salarios 48% más altos que los privados, llegando en algunos casos a los $300 mil.

Como antecedente, destacó que, en la ordenanza de presupuesto, el ejecutivo municipal aceptó su propuesta para limitar nuevas contrataciones, aunque pasó un año y aún no ha habido respuesta, pese a la presentación de dos pedidos de informes enviados al ejecutivo.

Inspectores de la GUM. (Secretaría de Control y Convivencia de Rosario)Secretaría de Control y Convivencia de Rosario

“Si no se contratan nuevos empleados, calculamos que en un año la planta se reduciría entre un 7% y un 10%, teniendo en cuenta las jubilaciones, fallecimientos y renuncias. Nuestro proyecto no pretende echar a nadie, pero si ir reduciendo la planta mediante la no contratación de empleados nuevos”, manifestó.

//Mirá también: En medio de la pandemia, el Intendente de Roldán se fue con su esposa y nadie sabe donde está

Finalmente el concejal hizo referencia a que además de los casi 13 mil empleados municipales, la Municipalidad abona decenas de millones de pesos en “honorarios” a personas que están fuera de la nómina. “Realmente es una falta sorprendente de sentido común en un país que es cada vez más pobre”, concluyó.