Están casados hace 25 años, siempre desearon ser padres y adoptaron a dos hermanitos en Mendoza

Vanesa y Daniel adoptaron hace más de 4 años a dos pequeños en Mendoza.
Vanesa y Daniel adoptaron hace más de 4 años a dos pequeños en Mendoza. Foto: Gentileza Vanesa Porra

Vanesa y Daniel pasaron por un largo y engorroso proceso de adopción de más de 9 años, y hace un poco más de 4 años dos pequeños que llegaron a sus vidas para cambiarlas por completo.

Vanesa Porra (54) y Daniel Quintero (58) se casaron en 1995 y siempre tuvieron muy claro que querían ser padres. Durante años intentaron de la forma tradicional hasta que, muchos años después, decidieron adoptar, entregarle todo el amor que tenían a algún niño que los necesitara, y luego de una larga espera, Joel (8) y Ulises (7) llegaron a sus vidas y pudieron formar la familia que siempre soñaron.

El proceso fue largo para el matrimonio oriundo de Maipú, y para Vanesa como mujer, porque en un momento de su vida tuvo que renunciar de la idea de llevar a sus hijos en su vientre. Luego el largo proceso de adopción y la burocracia que también hicieron los suyo, pero se mantuvieron firmes y están próximos a cumplir 5 años de ser papás.

Con todas las dudas y miedos propios, Vanesa y Daniel decidieron hace aproximadamente 14 años adoptar a un niño o niña. Y, sin saber lo que pudiera a llegar a pasar, estaban dispuestos a recibir a más de uno, si eran hermanitos, para no tener que separarlos.

Pasaron largos 9 años hasta que recibieron el llamado que tanto anhelaban. Infinitas idas al juzgado, reuniones, visitas al psicólogo, papelerío y demás trámites propios de un proceso de adopción, retardaban el momento de que un niño llegara a casa de los Quintero.

“Mi proceso no fue fácil como mujer. Y como todas las mujeres que anhelamos ser mamás biológicamente, pasé por muchas etapas difíciles de médicos, estudios y siempre obtenía respuestas negativas. Pasaba el tiempo y anhelaba ver mi panza, pero no se daba”, recordó Vanesa en diálogo con Vía Mendoza sobre una etapa triste de su vida.

Vanesa y Daniel adoptaron hace más de 4 años a dos pequeños en Mendoza.
Vanesa y Daniel adoptaron hace más de 4 años a dos pequeños en Mendoza. Foto: Gentileza Vanesa Porra

Vanesa se apoyó en su fe en Dios y recibió el acompañamiento de su pastora, quien la animó siempre a no bajar los brazos. “Fue un proceso muy pero muy difícil, hasta que entendí que podía optar por otro camino. Y con mi esposo decidimos empezarlo, aunque nunca creímos que iba a ser tan engorroso”, contó sobre el momento que decidieron darle una vida diferente a un niño sin hogar.

Hay muchas familias y parejas conocidas que se quedaron en el camino”, resaltó sobre lo complejo que puede llegar a ser todo y muchas personas desisten de adoptar. Más allá de que Vanesa se mostró agradecida con la jueza y el equipo de adopción que les fueron facilitando la tarea de ser padres.

Joel y Ulises, los pequeños que cambiaron la vida de Vanesa y Daniel Quintero

Vanesa y Daniel se mantuvieron firmes en el deseo de ser papás, y no dejaron que los años acabaran con todo lo que habían planeado. “No me voy a olvidar que fue cerca de un Día del Padre. A los días nos llamaron para conocer a dos pequeños”, contó Porra con emoción sobre el momento que les avisaron que podían conocerlos.

No fue inmediato que pudieron tenerlos con ellos, pasaron por un largo tiempo de vinculación, aunque no hizo falta porque los 4 se enamoraron como familia desde el primer momento que se vieron en la Casa Cuna de la Dinaf.

Fue tan lindo. Todo esto fue preparado por Dios, fue una conexión con ellos como si los conociera de toda la vida”, se sinceró Vanesa y resaltó: “Fue muy fuerte porque yo esperé nueve años. Fueron nueve años de trámites engorrosos y hay tantos niños que necesitan tener una familia que los contenga y les brinde lo mejor que le puedan dar”.

Cuando los vi me latía el corazón a mil, parecía que los había tenido yo. Y cada vez que nos veían nos decían “¡familia!” y nos desarmaban”, contó sobre la reacción de los chicos cada vez que los visitaban para sacarlos a pasear o para llevarlos a pasar la noche en casa.

A Joel y Ulises les encanta ir de paseo al río, según contó su mamá.
A Joel y Ulises les encanta ir de paseo al río, según contó su mamá. Foto: Gentileza Vanesa Porra

Joel y Ulises no solo llegaron para alegar sus vidas, sino también la de sus tíos, primos y abuelos, quienes los aman desde el primer momento. Vanesa y Daniel tienen familia en Mendoza y en Buenos Aires, quienes los ayudaron y apoyaron mucho siempre.

Otro pilar fundamental para el matrimonio fueron los docentes y directivos de la escuela Procesa Sarmiento de Coquimbito, ya que conocen la historia de los chicos y siempre estuvieron y están presentes con ellos.

A aquellas familias que están pensando en la adopción o que ya empezaron el proceso, les pidió “que depositen su confianza en Dios porque todo a su tiempo llega. No es fácil, pero en algún momento llega eso que tanto anhelan”.

Y resaltó la importancia de no quedarse con la idea de adoptar un bebé, ya que hay niños más grandes como sus hijos que necesitan del amor y el calor de un hogar.

¡Queremos contar tu historia! Nos interesa lo que tenés para contarnos, escribinos a historias@viapais.com.ar y un periodista de nuestra redacción se va a comunicar con vos.