Tras dos días de medidas de fuerza los trabajadores judiciales lograron que el gobierno reabriera las paritarias. El viernes a las 10 en la Subsecretaría de Trabajo se reunirán los representantes de ambos sectores.

//Mirá también: Ampros firmó el acta de acuerdo tras aceptar la propuesta salarial del Gobierno

La medida se adoptó luego de que referentes sindicales se reunieran con el procurador de la Corte, Alejandro Gullé y el presidente de la Corte de Justicia, Dalmiro Garay.

Según el gremio hubo un compromiso para devolver el dinero que se les descontó a los empleados por los paros realizados, montos que rondan los $10.000, aunque desde el Gobierno afirman que ese es un punto que “se analizará”.

Tras cerrar con Ampros un aumento cercano al 45%, ahora el Ejecutivo analiza continuar con charlas informales con otros sindicatos. Se podrían realizar anticipadamente reuniones antes de las previstas para noviembre, mes en la que se iba a analizar el comportamiento de la inflación y la variación de los sueldos de los estatales.

El conflicto con los judiciales, sindicato que conduce César Llanos ya había dispuestos varias medidas de fuerza que incluyeron paros, movilizaciones y caravanazos en rechazo al aumento extra que había recibido los trabajadores del Poder Judicial por decreto.

El Gobierno decidió días atrás reabrir las discusiones con Ampros, el sindicato de los profesionales de la Salud (Régimen 27), pero no ocurrió lo mismo con el resto de las agrupaciones. Por tal motivo la Asociación Gremial de Empleados y Funcionarios del Poder Judicial retomó las medidas de fuerza por 48 horas para ayer y hoy. Tal como habían anunciado la semana pasada, el sector ya tenía definida la medida en el caso de no recibir una convocatoria formal a paritaria salarial por parte del Gobierno.

La protesta de hoy llegó a Tribunales e incluso hubo manifestantes que llegaron al cuarto piso del edificio donde tienen sus oficinas los ministros de la Corte. Tras algunos minutos de tensión fueron recibidos por Garay y Gullé, y luego de esa reunión se acordó, tras contactos también con el Poder Ejecutivo, la reapertura de la discusión paritaria para el viernes a las 10 en las oficinas de la subsecretaría de Trabajo.

En diálogo con Los Andes, Llanos aseguró que además de comprometerse a sentarse en paritarias, “nos dijeron que les iban a devolver a los trabajadores el monto de los días descontados por las medidas de fuerza”, y que sería en planilla suplementaria. El monto varía según cada uno de los empleados pero el promedio de los descuentos “ronda entre los $7.000 y $14.000 por cada trabajador”.

El dirigente judicial había afirmado hace unos días que descontar los días de paro “era una medida de presión para que no se manifestaran los trabajadores, pero también injusta e inentendible, porque se vienen negando a hablar del salario quienes tienen sueldos de $600.000, y les descuentan a quienes no superan la línea de pobreza”.

Cabe destacar que aparte de este conflicto el Poder Judicial tiene otro frente abierto, y es con los abogados por el proceso de despapelización.

//Mirá también: Detuvieron a dos hombres con una granada, armas y dos millones de pesos en La Paz

Actualmente los trabajadores judiciales tiene un incremento anual del 29% en tres cuotas (7% en marzo, 12% en julio y 10% en octubre), un bono de $54.000 y un proceso de rediscusión salarial en noviembre.

El Ministerio de Gobierno está analizando abrir en las próximas semanas una “ronda informal de diálogo” con el resto de los sindicatos, incluido el SUTE, que recibió todos los aumentos por decreto; y también aquellos que aceptaron la segunda propuesta salarial, como fue el caso de ATE.

Esto podría derivar en que se aceleren todas las revisiones salariales previstas en noviembre, sobre todo teniendo en cuenta que estamos en un contexto electoral. Los gremios, en este sentido, aseguran por lo bajo que es el momento para apresurarse en los reclamos.