El responsable del grave accidente ocurrido el pasado domingo en Godoy Cruz, que dejó como saldo cuatro muertos y tres heridos, continúa internado. En tanto la fiscalía reúne las pruebas necesarias para definir su situación procesal.

//Mirá también: Se incendió un conocido parripollo de la Sexta Sección

Según fuentes se conoció que el examen de alcoholemia realizado dio negativo, aunque no tenía el carnet de conducir.

El conductor del vehículo Gerónimo Leonel Bazaes de 18 años, permanece internado en el Hospital Central por politraumatimos y se mantiene con consigna policial. Cuando esté en mejores condiciones de salud, será imputado por el siniestro vial en el que perdieron la vida Walter Oviedo, Michael Abraham Jofré (26) y los hermanos Tomás (18) y Lautaro (15) Sgrignieri. Los dos primeros circulaban en una moto, en tanto que los otros dos chicos eran acompañantes del auto que manejaba el “detenido”.

El hecho ocurrió el domingo alrededor de las 17.45 en Perón y Soler, frente al barrio Puesta del Sol. El acusado conducía un Fiat Palio de sur a norte y, por causas que se investigan, impactó a la motocicleta que iba de Este a Oeste.

Los jóvenes que iban en la moto murieron en el acto; Lautaro Sgrignieri falleció en una ambulancia y su hermano Tomás perdió la vida el lunes en el Hospital Central. Hay un chico de 15 años que iba en el Palio y también está internado, en tanto que otro menor de la misma edad y que viajaba en el auto, ya recibió alta.

Liliana Giner, fiscal de Tránsito que está a cargo de la causa recibió el martes los resultados del análisis de sangre realizado a Bazaes. El examan indicó que no estaba bajo los efectos del alcohol durante el hecho.

//Mirá también: Dos personas fueron detenidas durante el rastrillaje en busca de Abigail Carniel

Este resultado alivia la situación penal del conductor, ya que si hubiera dado positivo hubiera configurado un agravante importante. Por otra parte aún los investigadores no han dado con su licencia de conducir, ante lo cual esperan determinar si esto es porque no está habilitado para manejar o es que no llevaba el carnet en el momento.

Aún faltan informes de la Policía Científica que trabajó en la escena, pero todo señala que el muchacho será imputado por homicidio culposo agravado por ser más de una las víctimas fatales, delito con penas de 3 a 6 años y que puede ser excarcelable.

Resta saber si circulaba con exceso de velocidad -los testigos aseguran que si-, detalle al que los peritos podrían arribar con el análisis de la marca de una frenada que se detectó en el asfalto. Fuente Los Andes