Una conocida familia de la localidad acusó a la policía de un robo en un confuso hecho.


Una conocida familia de Junín, dedicada al servicio de banquetes, denunció abuso policial, persecución, graves irregularidades en un procedimiento y hasta el robo de su vivienda, coincidentemente después de que efectivos policiales se llevaran a uno de sus moradores y la casa quedara vacía.

Ocurrió en la tarde del último domingo, en un domicilio ubicado en el carril Retamo, entre Arrascaeta y Martínez, sobre el límite Este de la ciudad cabecera de Junín, en la casa de la familia Gutiérrez, que “nos conocen todos, somos gente de trabajo, tenemos una empresita de banquetes y ahora nos estamos tratando de arreglar haciendo delíbery de verduras los fines de semana”, dijo Iván Gutiérrez, el padre y cabeza de familia.

Un aparente conflicto previo entre Exequiel Gutiérrez, uno de los hijos de Iván, y una suboficial de Policía de Mendoza que presta servicios en la comisaría local y que “amenazó a mi hijo diciéndole que se la iba a cobrar”, habría sido un antecedente previo a lo ocurrido este domingo.

“Yo y Exequiel habíamos salido a hacer reparto y en la casa se quedó mi hijo Carlos (28)”, relató Iván. En ese interín apareció en la casa de la familia tres efectivos policiales, en un vehículo policial pero sin identificación, que le pidieron a Carlos que se identifique. Este lo hizo, pero “no le creyeron, dijeron que era Exequiel, y entraron a la propiedad, lo golpearon y lo detuvieron”.

Además el abogado de la familia confirmó que “Carlos es un chico muy delgado, sin ningún tipo de antecedentes y es imposible que se haya resistido”, pese a lo cual “tiene lesiones por los golpes recibidos por los policías, constatadas por los médicos, y además lo acusan de romper uno de los espejos del móvil, cosa que es imposible”.

También el letrado indicó que “el joven quedó encerrado en un calabozo toda la noche junto a otra persona por un hecho absolutamente menor, sin que se cumplieran los protocolos para evitar contagios, en una comisaría en donde se ha cerrado la oficina fiscal correspondiente”.

El caso es que Carlos Gutiérrez permanece aún demorado, sin haber sido indagado.


En esta nota:

Policiales Mendoza


Comentarios