Un relevamiento mensual de la Federación Económica de Mendoza lanza una baja cercana al 30 por ciento.


A tres meses de la reapertura del comercio en Mendoza, los comerciantes acusan una importante caída en las ventas. Esto se da luego de haber permanecido con sus puertas cerradas durante dos meses, debido al aislamiento social, preventivo y obligatorio por la pandemia de coronavirus. 

Así lo muestra el relevamiento mensual de la Federación Económica de Mendoza en el que informaron una caída promedio del 27 por ciento, que trepa a 31 cuando se excluyen los rubros esenciales.

La consulta entre el 28 de julio y el 1 de agosto a pequeños y medianos comercios de toda la provincia, asociados a cámaras adheridas a la FEM, lanzó el siguiente resultado: las ventas minoristas -en locales físicos y online- cayeron un 26,95% en julio, con respecto al mismo mes de 2019.

Comercio en pandemia. Foto: Foto: Yemel Fil/ Sitio Andino.

Los rubros que más cayeron son: relojerías, joyerías y bijouterie (-51,50 %), calzados y  marroquinería (-44,36 %), y ropa y artículos de deportivos (-43,32 %). En estos últimos, particularmente, se observa que las liquidaciones de temporada no lograron tener el impacto esperado en un repunte de la actividad comercial, según indicó Los Andes. 

Desde la Cámara Empresaria de Comercio, Industria, Turismo y Servicios de la Ciudad de Mendoza también coincidieron en que habían observado un repunte en las ventas en los primeros días de junio, pero que luego, cuando se volvieron a implementar las salidas por terminación de DNI, se notó mucho la caída.

Preocupan las bajas ventas. Foto: Foto: Yemel Fil/ Sitio Andino.

Además, manifestaron su preocupación porque los comerciantes no alcanzan a cubrir los costos. 

Los comercios mantienen grandes expectativas de ventas por el Día del Niño, y apuntan la importancia de hacer una compra anticipada a fines de evitar aglomeraciones en los locales o largas colas en la puerta de los locales. 

También incentivan a comprar en los negocios locales, en lugar de hacerlo vía online a las grandes cadenas, ya que en muchos casos hay demoras considerables en la entrega de mercadería por problemas de logística. 

Por Sandra Conte

*Este texto fue publicado originalmente por Los Andes. Se reproduce aquí con la autorización correspondiente.




Comentarios