Los argentinos siguen ocupando el puesto número uno de visitantes al país trasandino.


Chile es uno de los países que tuvo que agudizar el ingenio para captar el turismo argentino en plena crisis económica y el reciente impuesto de 30% al “dólar turista”. Según los números de la Federación de Empresas de Turismo de Chile (Fedetur) esta temporada el país trasandino recibirá un 38% menos de argentinos que en 2019.

Playa en Pilicura, comuna Cobquecura, en Chile (Web)

Quienes más elegían Chile, especialmente mendocinos y sanjuaninos, reorientan sus vacaciones hacia la Costa Atlántica, Córdoba o la Patagonia, informó Clarín. Antes eran frecuentes de las playas de la Quinta y Cuarta región chilena: de Valparaíso a La Serena, donde tanto el paisaje como los precios eran convenientes.

Pero no solo los precios no favorecen ahora al turismo argentino en Chile: los turistas temen quedar envueltos de alguna manera en los conflictos sociales que azotan al país vecino desde octubre: los extranjeros temen quedar rehenes de un piquete, sufrir violencia o verse afectados por las restricciones de horarios.

Un grupo de manifestantes en Santiago de Chile (REUTERS/Edgard Garrido)

Números de Gendarmería Nacional del túnel Cristo Redentor-Los Libertadores, el paso desde Mendoza al país vecino, indican que para este cambio de año hubo un 35% menos de viajeros que el anterior: alrededor de 14.500 personas (3 mil autos y 170 micros) entre el viernes 27 y el martes 31 de diciembre.

Sin embargo, Argentina sigue ocupando el primer puesto en el turismo en Chile, y le siguen Bolivia, Brasil, Perú, Estados Unidos, Alemania Francia, España y Reino Unido, según el promedio de arribos en los últimos cinco años.

Reñaca, Chile

“Me encantaría ser positiva, pero antes del estallido ya veníamos con un año complejo, con una Argentina -que es nuestro principal mercado- bastante deprimida, y el 18 de octubre se nos cayó la repisa“, dijo la vicepresidenta ejecutiva de Fedetur, Helen Kouyoumdjian, en diálogo con la radio chilena ADN, y calculó que en 2020 llegarán solo 500 mil argentinos, cuando el promedio era cercano a los 1,5 millones.




Comentarios